Desde la Reina hasta Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza: Lo que el callejero cofrade nos cuenta

Pechina fue la capital de la Cora de Bayyana en los albores del emirato de Córdoba. Desde allí, las diferentes tribus procedentes del norte de África establecieron una ciudad protegida con murallas y con acceso al mar debido a que disponía de un río navegable para embarcaciones de poco calado.

Esta limitación en la navegación del río para los barcos de guerra o de mayor calado, les obligaba a fondear en la bahía, que por ser tan abierta y poco protegida, hacía necesario disponer de una torre vigía para persuadir a los posibles ataques enemigos.

En el año 922 la flota musulmana fue arrasada por un repentino y violento ataque provocando un cambio en la estrategia defensiva del califato en cuanto al puerto de Pechina.  Abderraman III fundó la ciudad de al-Mariyyāt Baŷŷāna («la atalaya de Pechina»)  en el mes de julio del año 955 relegando a Pechina a un segundo nivel.

La incipiente ciudad se defendía con una imponente fortaleza o alcazaba desde un elevado cercano, una muralla de tapial protegía el casco urbano más inmediato a dicha alcazaba y se ejecutó una mezquita en el centro del mismo para el rezo obligado de los fieles.

Estas murallas fueron ejecutadas en un tiempo récord y con una particularidad destacable por aquellos que la idearon: Aprovechando el cauce de dos ramblas que cruzaban aquella ciudad medieval, una por la calle de la Reina y la otra en la avenida del Mar, levantaron las murallas haciendo que el cauce sirviera como foso natural, aumentando sin necesidad de hacer una obra mayor, las capacidades defensivas de las mismas.

En los puntos donde estas murallas se cruzaban con los antiguos caminos de comunicación se ejecutaron puertas que servían de entrada y salida para la población, comerciantes y viajeros que llegaban a la ciudad:

  • En la calle de la Reina, en el paso del antiguo camino romano (hoy coincide en su mayor trazado con la calle Real de la Almedina) se ejecutó la Puerta de la Imagen. Algunos historiadores y cronistas de la ciudad han querido interpretar su nombre con la ubicación de una pequeña talla de la Virgen María en una hornacina sobre el arco de la puerta.
  • En las murallas del frente litoral, encontramos la Puerta de las Atarazanas siendo la única que podemos ver a día de hoy gracias al Centro de Interpretación Puerta de Almería en el que se exponen los restos de aquellas murallas y algunos elementos de esta puerta.
  • Por la tapia de poniente, y como acceso directo al puerto pesquero primitivo, se halla la Puerta de la Sortida (de la Salida) en la calle General Luque, muy cerca del desaparecido cine Katiusca.

La calle de la Reina

La muralla de la calle de la Reina convivió mano a mano con la de los almerienses, convirtiéndose en la separación física de dos barrios tan castizos como hermanos, por poniente la Almedina, por levante, el llamado casco histórico.

A mediados del siglo XIX, la reina Isabel II autorizó el derribo de las murallas que circundaban la ciudad eliminando las posibles diferencias sociales entre los almerienses de intramuros y los de extramuros. La misma reina que desembarcó en el puerto en 1862, ascendió por las escalinatas reales junto al Hospital Provincial y se adentró por la amplia calle que apareció tras el derribo de estas murallas. A esta calle, una de las principales de nuestro callejero, se le impuso desde aquel momento histórico el apelativo de “De la Reina”.

La importancia urbana de la calle desde su derribo va a ir en aumento, no solo por su amplitud (extraño entre el urbanismo heredado de tiempos musulmanes) si no por ser vía de conexión directa y rápida entre el puerto y la Plaza Vieja. La plaza, diseñada como una auténtica Plaza Mayor, alojó al Ayuntamiento y Diputación durante el siglo XIX y principios del XX, se celebraba el mercado de abastos diariamente, y en tiempos de feria, el espacio se transformaba en una plaza donde realizar los eventos taurinos.

Plano catastral de 1917. Detalle de la calle de la Reina a la altura de la calle Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza aún sin abrir.

Con el paso de las décadas del siglo XX y la marcha del mercado al nuevo edificio de la Rambla Obispo Orberá, la plaza y todo el entorno fue perdiendo influencia en la ciudad, dejando la calle en un segundo plano.

El origen de la calle Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza

La aparición de cualquier calle nueva en el conjunto del callejero urbano siempre lleva aparejada una pequeña historia de triunfos y fracasos arquitectónicos propios de la vida de la ciudad. Y como no, la calle de Nuestra Señora del Amor y la Esperanza no se iba a librar de todo este discurrir y desarrollo urbano.

El 7 de abril de 1959 se anunciaba en prensa la inauguración del cine Roma en la ciudad de Almería con la proyección de la película Anastasia interpretada por los afamados Yul Brynner e Ingrid Bergman.

El estreno de la película vino acompañado de un fin social, ya que todos los fondos recaudados en aquella noche de viernes, serían destinados a la “Lucha contra el Cáncer”. Cada entrada tenía un precio de 7 pesetas y cincuenta céntimos.

Con objeto de regularizar su situación administrativa, el 30 de septiembre de 1964 se presentó en las oficinas del ayuntamiento de la capital almeriense la solicitud para establecer un local destinado a la reproducción de películas de cine por Eusebio López Jiménez.

Plano presentado y firmado por Eusebio López Jimenez en el que se expresa la distribución del cine en un callejero realizado a mano alzada. Fuente: Archivo Municipal de Almería.

 Solicitud que el ayuntamiento denegará por considerarla una “actividad molesta” en el entorno debido a los ruidos. Durante los años siguientes de 1965 y 1966, las alegaciones y rectificaciones fueron constantes sin encontrar el documento que confirmara si finalmente fueron aceptadas dichas correcciones.

Foto del momento de la construcción del cine Roma en la calle de la Reina. Fuente: http://www.mundomusicalmeria.com/2018/08/cine-roma.html

En una segunda etapa, y tras llevar varios años cerrado, a finales de la década de los ochenta se presentó una nueva solicitud en el consistorio. En esta ocasión para cambiar el uso del local de cine a discoteca. Los técnicos del ayuntamiento volverían a mostrarse reticentes en esta nueva solicitud y exigirán un informe de las condiciones del local para la actividad propuesta. Como era de esperar, la denegaron.

El viejo cine Roma finalmente se demolió dejando en el recuerdo noches de cine en la azotea de aquel edificio. El solar que surgió tras el derribo estuvo poco tiempo en baldío, desarrollándose un edificio plurifamiliar que por la reciente normativa en materia de construcción debía de “crear” una nueva fachada.

Detalle del alzado del nuevo edificio donde se observa la apertura de la nueva vía a la derecha.

Esta nueva fachada tuvo como consecuencia directa el nacimiento de la unión de la calle de la Reina con la calle Abeto. La calle que consumaría esta unión recibió en el año 2003 la denominación de calle de Nuestra Señora del Amor y la Esperanza. Así lo recuerda una placa conmemorativa en el inicio de la misma colocada siendo Hermano Mayor Antonio J. Artero Delgado y madrina Ana Bermudez Zapata.

Juan Francisco Escámez Trujillo

Nuevo Diputado de Juventud

El Hermano Mayor informa de que ha decidido cubrir la Diputación de Juventud, un área que tendrá como objetivo servir de nexo de unión entre la Junta de Gobierno y los jóvenes de la Hermandad, dando traslado de las inquietudes de este colectivo.

La persona designada para ocupar este puesto ha sido n.h. Pablo Morales Villanueva, quien se dirige a todos los hermanos Estudiantes, muy especialmente a los jóvenes, a través de esta carta.

Queridos hermanos:

Me dirijo a vosotros con enorme alegría para comunicaros que el Hermano Mayor me ha encomendado la responsabilidad de la Diputación de Juventud. La mayoría de vosotros ya me conoce, pero para los que no, soy Pablo Morales Villanueva, tengo 21 años y soy cofrade de Estudiantes desde que nací.

Se que muchos de vosotros conocéis la Hermandad tan solo el Miércoles Santo. Mi propósito es que eso cambie, y por eso será un objetivo fundamental intentar que todos los jóvenes de la Hermandad se conozcan, se sientan integrados y formen un grupo unido, fuerte e ilusionado, donde las decisiones se tomen entre todos y donde podamos aportar ideas a la Junta de Gobierno.

Espero poder ayudar a que el Grupo Joven sea un espacio abierto, donde haya monaguillos, costaleros, acólitos, nazarenos y mantillas, cada cual donde sienta mejor su fe. En este sentido, es importante trazar líneas de trabajo a corto y medio plazo, donde los jóvenes podamos marcar nuestros proyectos y a la vez participar en los propios de la vida de Hermandad, colaborando con todos los equipos que la forman: Caridad, Priostía, Mayordomía, coro, taller de costura y bordado, camareras…

Dentro del curso cofrade hay una agenda ya determinada que requiere la colaboración de todos los hermanos, especialmente de nosotros, los más jóvenes, que debemos ir aprendiendo ya que somos el futuro. Es muy importante que el Grupo Joven sirva de puente entre los jóvenes y la experiencia de los hermanos de más edad.

A pesar de los momentos difíciles que atravesamos debido a la pandemia, es importante que los jóvenes estemos preparados para retomar la actividad de Hermandad, con la formación y la oración como pilares fundamentales en la vida de un cofrade. Ánimo, fuerza y adelante, porque nos mueven la Oración y la Esperanza.

Un cordial saludo,

Pablo Morales

Cabildo general ordinario de cofrades

De conformidad con nuestras Reglas, el Hermano Mayor convoca Cabildo General Ordinario de Cofrades para el miércoles 28 de julio de 2021, a partir de las 20:00 horas, en el Salón de Actos San Juan Pablo II de la Casa Sacerdotal San Juan de Ávila, situada en la Plaza de la Catedral.

Entre los puntos más importantes del orden del día se encuentran la memoria de actos, cultos y actividades correspondiente al segundo semestre de 2020 y primer semestre de 2021, el informe de la situación económica de la Hermandad, los informes de Mayordomía y de la Diputación de Caridad, así como información sobre el nuevo alquiler de un local situado en la Plaza de la Catedral.

Esperamos la asistencia de todos los hermanos Estudiantes, recordando la obligación del uso de la mascarilla así como el cumplimiento de las medidas de prevención frente al COVID-19.

Los espacios de la Cofradía de Estudiantes a lo largo de su historia

Aunque la Cofradía de Estudiantes nunca ha cambiado de sede canónica, sí que ha visto modificada a lo largo de la historia la ubicación de sus imágenes, aunque éstas siempre hayan estado en el interior de la propia Catedral o en sus inmediaciones. Hagamos un breve repaso de cuáles han sido esos espacios.

1945 – 1998: Capilla bautismal, antigua Capilla de la Virgen del Carmen (1er. periodo)

Después de la bendición de la imagen de Ntro. Padre Jesús de la Oración en el Huerto, que tuvo lugar el 26 de marzo de 1945 en la que entonces era parroquia del Sagrario, hoy capilla de la Asunción, el Cabildo le entregó a la Cofradía de Estudiantes para su uso la capilla contigua, denominada del Carmen. Este lugar, la tercera capilla del muro de la Epístola, es la que está en el recuerdo de gran parte de los Estudiantes como el espacio tradicional de la Hermandad, su capilla, ya que durante casi 60 años la historia de la corporación se desarrolló entre sus muros.

Completamente desornamentada desde el punto de vista de la arquitectura, igual que las otras capillas menores de la Catedral, la del Carmen fue construida en el segundo cuarto del siglo XVII como baptisterio del Sagrario, que por aquellas fechas era una capilla de pequeño tamaño. Después de 1764, y una vez ampliado el Sagrario hasta su tamaño actual, la pila pudo ubicarse a su entrada, por lo que la capilla bautismal fue cedida al obispo don Gaspar de Molina y Rocha para que la dedicara al culto de la Virgen del Carmen.

De la decoración barroca que tuvo sólo quedó después de la Guerra Civil un deteriorado frontal de altar de jaspe, por lo que, cuando la Hermandad se instaló en ella, solo encontró una hornacina con puerta de cristal en la que colocar la recién bendecida imagen de la Virgen, quedando el misterio de la Oración situado en uno de los muros laterales.

1978. La Esperanza sobre el frontal de altar, delante de su hornacina. Archivo fotográfico de la familia Pavón Castillo.

Así permaneció la capilla hasta que, a principios de los años 80 del siglo XX, el entonces consiliario de la Hermandad, don Juan López Martín, consiguió que la Diputación Provincial donara el retablo del antiguo Hospital Psiquiátrico. Este complejo, levantado a finales del siglo XIX en el paraje de la Loma de las Chocillas, en Los Molinos, permanecía cerrado desde 1975 e iba a ser derribado para construir en su solar el IES Albaida.

Formando parte del Hospital se encontraba una iglesia, construida en 1927-1928, en cuyo altar mayor se instaló un sencillo retablo neogótico de un cuerpo y tres calles del que se desconoce su datación concreta, y que estaba presidido por una imagen de la Virgen de la Medalla Milagrosa. Esta advocación, que también era la del templo, es propia de la Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, que era la institución encargada del Hospital.

Retablo de la Virgen de la Medalla Milagrosa en el antiguo Hospital Psiquiátrico. Imagen publicada el 27-11-2020 en la página de Facebook HCAlmeria.

Después de su donación, el retablo permaneció desmontado durante unos años en las dependencias de la Catedral, en espera de que los hermanos pudieran llevar a cabo las obras necesarias tanto para su instalación como para el solado con mármol de la capilla. Cuando finalmente se colocó, se aprovechó para disponer las tres calles del retablo a la misma altura, dándole al conjunto una forma más armónica que la disposición que tenía cuando estaba instalado en el Psiquiátrico. En las repisas laterales, flanqueando la hornacina de la Esperanza, se situaron las imágenes de San José y del Sagrado Corazón de Jesús que también habían sido donadas a Estudiantes junto con la estructura del retablo.

1994. El retablo del Psiquiátrico adaptado a la capilla del Carmen. Archivo fotográfico de la Hermandad.(Foto Manolo Martínez)

1998 – 2000: Iglesia del Monasterio de las Puras

La madrugada del Jueves Santo de 1996 se declaró un incendio en el interior de la Catedral que destruyó gran parte del patrimonio de la Hermandad del Prendimiento. Por su proximidad al fuego, también los Titulares y enseres de los Estudiantes se vieron muy afectados y necesitaron ser restaurados, así como el propio templo, que cerró sus puertas en 1998 para emprender unas intensas obras de restauración que serían, además, aprovechadas para cambiar el deteriorado suelo y reparar las vidrieras.

Hasta ese momento, cada vez que se habían llevado a cabo obras que dificultaban la presencia de las imágenes en la capilla, éstas se habían retirado del culto, guardándose en dependencias interiores de la Catedral. En esas circunstancias estaban, fuera del culto, cuando se decidió realizar en 1981 el rosario de rogativa a causa del atentado contra el papa san Juan Pablo II.

Sin embargo, y debido a la duración prevista de las obras, en esta ocasión la Hermandad optó por intentar mantener las imágenes al culto. Así fue como, buscando un nuevo espacio, Estudiantes encontró acomodo entre los muros del monasterio de las Puras, comunidad con la que ya mantenía una estrecha relación, y en el que permaneció a lo largo de dos periodos.

El Señor de la Oración y la Esperanza a su llegada a las Puras el 6 de diciembre de 1998. Archivo fotográfico de la Hermandad.

El primer periodo ocupó dos meses y medio, llegando las imágenes al monasterio el 6 de diciembre de 1998 y ubicándose en la segunda capilla de la Epístola, un espacio poligonal dedicado a Santa Beatriz de Silva, fundadora de la Orden, y que fue construido en el siglo XVIII para enterramiento de un miembro de la familia Perceval. Ahí permanecieron hasta el 20 de febrero de 1999, cuando fueron trasladadas a la Catedral para la Cuaresma y realizar la procesión del Miércoles Santo.

El Señor de la Oración y la Esperanza en el coro bajo de las Puras durante su segunda estancia. Archivo fotográfico de la Hermandad.

Finalizada la Semana Santa, a principios de abril, la Hermandad tomó la decisión de permanecer en la Catedral a pesar de las obras, ya que en realidad éstas no afectaban a su capilla. Sin embargo, los efectos colaterales, sobre todo el polvo, obligaron a la Junta de Gobierno a tomar la decisión de regresar a las Puras el 3 de julio de 1999, quedando esta vez las imágenes instaladas en el coro bajo, a la izquierda del altar mayor y dentro de la clausura, de donde sólo saldrían para celebrar sus cultos.

La Esperanza en las Puras durante su triduo. Archivo fotográfico de la Hermandad.

El regreso definitivo a su capilla, con las obras de restauración de la Catedral completamente finalizadas, se produjo en los últimos días de la Cuaresma del año 2000, concretamente, la tarde del martes 11 de abril, para preparar la procesión de aquel Miércoles Santo, que tendría lugar nueve días después. Con el tiempo, para mantener el vínculo creado por aquellas estancias, a Estudiantes se le concedió el título de Concepcionista, y la Hermandad nombró a las Puras Hermanas Protectoras, regalándoles, además, una Inmaculada de orfebrería plateada que guardan en la clausura y que el Miércoles Santo sacan a la calle para situarla en la delantera del palio.

2000 – 2006: Capilla bautismal (2º periodo)

El Misterio de la Oración en la capilla de los Mártires a finales de noviembre de 2006. Archivo fotográfico de n.h. Antonio Artero Delgado.

El segundo periodo de Estudiantes en esta capilla finalizó en 2006, cuando el Cabildo catedralicio decidió que ese espacio recuperara el uso original de baptisterio para el que fue construido, trasladando para ello al centro de la capilla la gran pila de mármol que hasta entonces había estado a la entrada del Sagrario.

Esta actuación obligó con el tiempo a cambiar de ubicación el misterio de la Oración en el Huerto, que pasó a presidir provisionalmente la antigua capilla de la Esperanza, actual capilla de los Mártires, planteando el Cabildo la posibilidad de que la Virgen del Amor y la Esperanza permaneciera en su retablo, presidiendo la nueva capilla bautismal. Sin embargo, la Junta de Gobierno priorizó el que los dos Titulares permanecieran unidos en un solo espacio, y el ofrecimiento fue rechazado.

Entonces se le asignó a la Hermandad la capilla de San Ildefonso, a la que llegó el Señor de la Oración el 24 de noviembre de 2006 y la Virgen unos días después, el 6 de diciembre, una vez que se desmontó y guardó el retablo en el que había estado situada, ya que la nueva capilla contaba con el suyo propio.

La Capilla del Carmen en 2005. Foto Exmam

2006 – 2018: capilla de San Ildefonso (1er. periodo)

Esta capilla, la primera del muro de la Epístola, fue conocida en principio como de los Ballesteros, ya que el espacio fue cedido en 1591 al regidor Hernando de Ballesteros para que construyera una capilla para su enterramiento. Levantada en 1646, tiene una cripta que mantuvo el uso familiar hasta 1809, pasando después a ser el lugar de enterramiento de los canónigos, que es la función que actualmente tiene.

Las imágenes recién llegadas a la capilla de San Ildefonso. Archivo fotográfico de n.h. Antonio Artero Delgado.

Esta capilla fue la primera que se construyó fuera de la girola, y su sencillo diseño, sin decoración arquitectónica, sirvió de modelo y medida para las demás que se fueron levantando en esta nave. Puesto que todo su contenido fue destruido durante la Guerra Civil, desde mediados del siglo XX está presidida por un retablo neobarroco de cierto mérito, obra del madrileño taller de arte Granda y compuesto por un banco y un único cuerpo que se organiza en tres calles.

Cuando la Hermandad llegó a este nuevo lugar, las dimensiones del retablo hicieron imposible ubicar en él a las imágenes, por lo que la Virgen quedó situada sobre la mesa de altar, delante del retablo, mientras que el Señor de la Oración y el ángel, componiendo el misterio, se ubicaron a la izquierda, en el muro que separa la capilla del acceso al claustro.

Como dato curioso debe señalarse que, con el traslado de las imágenes a este espacio, se da la circunstancia de que el Señor de la Oración ha estado en cada una de las capillas menores de la Catedral.

2018 – 2020: espacio del Trascoro

La Cofradía de Estudiantes nunca tuvo un lugar fijo para que sus Titulares recibieran culto durante los triduos, aunque a lo largo del tiempo el espacio del Trascoro se fue consolidando como lugar preferente, concretamente el muro a la izquierda del cancel, junto a la capilla del Sagrario. Sin embargo, la ubicación en ese mismo lugar del altar permanente de Ntro. Padre Jesús Cautivo de Medinaceli obligó a la Hermandad a trasladar sus cultos al otro lado del cancel, estrenando la nueva ubicación durante el triduo de diciembre de 2017.

Un año después, en diciembre de 2018, el Cabildo comunicó a la Hermandad el inicio de las obras de remodelación de la cripta situada bajo la capilla de San Ildefonso, lo que implicaba un nuevo traslado de las imágenes. Ante la situación, la Junta de Gobierno decidió aprovechar el altar de cultos, que había sido instalado esos días para el triduo de la Virgen para, una vez finalizado éste, reconvertir el conjunto en un altar de diario en el que poder exponer las imágenes al culto todo el año.

Así fue como, el miércoles 19 de diciembre de 2018, el Señor de la Oración y la Esperanza aparecieron situados en el que, a partir de ese momento, iba a ser el nuevo espacio reservado para la Hermandad: a los pies de la nave del Evangelio, entre el cancel de los Perdones y la puerta de acceso a la torre.

El altar de cultos como altar “permanente” en el espacio del Trascoro. Archivo fotográfico de n.h. José Antonio Peralta Ruiz.

Desnudo de todos los elementos decorativos auxiliares, este altar es una obra realizada entre 2014 y 2017, y compuesta a modo de retablo con dos elementos: la base y el dosel. La primera, destinada a albergar la decoración efímera de los cultos, está formada por un zócalo a modo de frente de altar y dos bancos de tamaño decreciente, cuyos frontales se decoran con roleos pintados. Sobre este conjunto se levanta el dosel, obra del taller Hijos de Esteban Jiménez (Baza, Granada) cuyo copete está centrado por el escudo de la Hermandad. Todo el conjunto, dorado y decorado con hojas de acanto, se anima con elementos florales policromados que recuerdan los respiraderos del paso de misterio de la Oración en el Huerto.

Durante el periodo en que la Cofradía permaneció en este lugar, la disposición habitual de las imágenes era la que se puede contemplar en la fotografía: la Virgen sobre una doble peana, la de capilla y la de salida, ocupando el espacio del dosel, y el Señor de la Oración y el ángel en la base, flanqueándola.

Desde 2020: Capilla de San Ildefonso (2º periodo)

En mayo de 2020 el Cabildo informó a la Hermandad de que las obras de restauración de la torre, que se iniciarían en breve, obligaban a dejar libre la entrada a la misma para uso del personal de la obra y entrada de materiales. Esto implicaba la necesidad de desmontar el altar y realizar un nuevo traslado de las imágenes, el último hasta la fecha, tomando la Hermandad la decisión de volver a la capilla de San Ildefonso, a donde fueron trasladadas las imágenes el día 12 de mayo.

Para mayor decoro, esta vez las imágenes quedaron colocadas en los laterales de la capilla: la Virgen en el sencillo altar que había sido del misterio, y el Señor de la Oración en el dosel de cultos.

Nuevo local para la Hermandad

Buscando hacer de la necesidad virtud, en Estudiantes hemos querido aprovechar estos meses de pandemia para adecuar los espacios que forman parte del día a día de la Hermandad, contando para ello con la colaboración de un grupo de hermanos, entre los que destacan los integrantes del Grupo Joven.

Después de haber organizado y pintado la casa de Hermandad, el siguiente objetivo era tratar de solucionar la falta de espacio para almacenaje que se venía sufriendo, intentando, además, unificar todo el patrimonio y el material en un solo local, y no en dos como hasta ahora. Con este objetivo, la Junta de Gobierno aprobó el pasado 15 de abril el alquiler de un local junto al bar Montenegro Catedral.

Desde entonces han sido semanas muy intensas en las que, con el enorme esfuerzo de un grupo de hermanos, se ha conseguido adaptar en tiempo récord el local a las necesidades de la Cofradía, reformando, limpiando, pintando y trasladando todas las pertenencias a la nueva ubicación. A partir de ahora, Estudiantes estará presente en la Plaza de la Catedral.

Aquí os dejamos algunas imágenes del proceso:

Por otro lado, y como suele ser habitual, la actividad de la Hermandad se va a ralentizar durante los meses de verano. En septiembre abriremos un nuevo curso cofrade y reanudaremos los ensayos del coro, el taller de costura y las oficinas de Secretaría y Tesorería volverán a abrir para cualquier gestión o consulta. Mientras tanto, os informamos de que ya disponemos de un contestador automático a través del cual podréis contactar con la Hermandad dejando vuestros mensajes, a los que daremos respuesta con la mayor rapidez posible.

Os recordamos que podéis seguir informados del día a día de la Hermandad a través de esta web y de las redes sociales.

Retransmisión de la eucaristía por Canal Sur TV

Dentro de los actos programados para conmemorar el 75º aniversario de la bendición de la imagen de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza, el pasado domingo 20 de junio, a las 10 de la mañana, Canal Sur Televisión retransmitió la 00misa desde la S. y A. I. Catedral de Almería.

La Eucaristía estuvo presidida por el Rvdo. Sr. Vicario General, D. Ignacio López Román y participó en la liturgia con sus cantos el Coro Infantil Pedro Mena de Adra.

Para esta ocasión, Priostía y Mayordomía buscaron una exposición sencilla pero rotunda de la Stma. Virgen. Enmarcada por la decoración gótica de la puerta del claustro con cortinajes dorados y burdeos, la imagen de Ntra. Sra. de Amor y la Esperanza se elevaba sobre dos peanas y se iluminaba con dos candelabros dorados con guardabrisas del paso de la Oración en el Huerto. Para completar el conjunto, grandes centros de flores blancas con rosas, amis majus, lisianthus y eucalipto sobre pedestales dorados.

La Stma. Virgen se mostraba vestida de Reina, con la saya regia con fajín hebraico y manto de vistas bordado de Jesús Arco, corona de Jesús Domínguez y algunas joyas de su ajuar.

Nuestro agradecimiento a todas aquellas personas que participaron o colaboraron en celebración de esta eucaristía tan especial que ha llevado a Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza a toda Andalucía y al mundo. Gracias.

 

Solemne Eucaristía retransmitida por Canal Sur TV

El próximo domingo, día 20 de junio, Canal Sur TV emitirá en directo a partir de las 9:45 h. la Santa Misa desde la S. y A. I. Catedral de Almería. El motivo de esta retrasmisión es el de sumarse a la celebración del 75º aniversario de la bendición de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza que conmemoramos durante este año.

La Eucaristía estará presidida por el Rvdo. Sr. Vicario General y Delegado Episcopal para Pastoral Universitaria y de la Cultura, D. Ignacio López Román; participará con sus cantos el Coro Infantil Pedro Mena de Adra. Con ella, los Estudiantes cerraremos el presente curso cofrade.

Invitamos a participar en la misma a todos los hermanos Estudiantes y a todos aquellos fieles y devotos que deseen acompañarnos hasta completar el aforo de la Catedral.

 

Conferencia: “De Getsemaní a Almería: El Señor del Huerto como propuesta contemporánea y el origen de la Esperanza en Almería”. 

“De Getsemaní a Almería: El Señor del Huerto como propuesta contemporánea y el origen de la Esperanza en Almería” es el título de la conferencia que pronunciará el prestigioso cofrade granadino David Rodríguez Jiménez-Muriel en el marco de las actividades extraordinarias programadas con motivo del 75º aniversario de la bendición de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza y como clausura del curso cofrade 2020/2021.

La conferencia tendrá lugar el próximo viernes 18 de junio, a las 20:30 h. en el salón de actos San Juan Pablo II de la Casa Sacerdotal “San Juan de Ávila”, en la plaza de la Catedral.

Recordamos que David Rodríguez Jiménez-Muriel fue invitado a participar en los actos conmemorativos del 75º aniversario de la bendición de Ntro. Padre Jesús de la Oración en el Huerto que celebramos el año pasado, pero su conferencia, prevista para el 6 de noviembre, hubo de ser cancelada por los cierres perimetrales de los municipios decretados durante el estado de alarma.

Por este motivo su conferencia para esta ocasión abordará a nuestros dos titulares.

El conferenciante:

David Rodríguez Jiménez-Muriel (Granada, 1981) es licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Granada y gran conocedor de la historia de su ciudad y de su rico patrimonio artístico.

En el plano cofrade, David es hermano del Cristo de San Agustín de Granada y de la Patrona de Motril, la Virgen de la Cabeza. Participa en Semana Santa como costalero en varias hermandades, pero si por algo es conocido es por ser uno de los más reputados oradores cofrades granadinos. Ha sido pregonero de la Semana Santa de Granada en 2015, y suma más de un centenar de oratorias por toda Andalucía, incluida Almería. En 2021 ha pronunciado el pregón del Día de la Cruz en Granada.

Además, es destacable su labor como comunicador en programas cofrades de radio y televisión. En la actualidad dirige el programa de radio “El quinto evangelio“.

Corpus Christi en la Catedral 2021

Estos son los actos programados en la Catedral en torno a la Solemnidad del Corpus Christi:

TRIDUO DE PREPARACIÓN

Día 3 al 5 de junio a las 19:30 h.

Santa Misa, Exposición del Santísimo y canto de Vísperas. Presiden:

  • Jueves, día 3: M. I. Sr. D. Ramón Garrido Domene
  • Viernes, día 4: M. I. Sr. D. Francisco Salazar Zamora
  • Sábado, día 5: M. I. Sr. D. Juan Torrecillas Cano.

Nuestra Hermandad participará en la eucaristía del sábado día 5, presidida por nuestro Consiliario.

SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

Domingo, día 6 de junio

11:30 h: Santa Misa presidida por Mons. Adolfo González Montes, Obispo diocesano, con procesión claustral. Al finalizar la celebración de la Eucaristía el Santísimo quedará expuesto para la adoración de los fieles hasta la hora de la Misa estacional.

19:00 h: Santa Misa Estacional presidida por Mons. Antonio Gómez Cantero, Obispo Coadjutor. Al finalizar la Santa Misa se impartirá la bendición con el Santísimo.

Adoración al Santísimo Sacramento:

Atendiendo a la petición del Cabildo Catedral hecha a las HH. y CC de organizar turnos de adoración al Santísimo, nuestra Hermandad estará en oración, dirigida por nuestro consiliario, y adoración ante el Santísimo Sacramento de 14 a 15 h. en la Catedral.

Esperamos la participación de todos los hermanos Estudiantes en estas celebraciones eucarísticas

El incendio de la Catedral

En la madrugada del Jueves Santo del 4 de abril de 1996 tuvo lugar un terrible incendio en la Catedral, quedando totalmente destruidas las imágenes del Cristo de Medinaceli y de la Virgen de la Merced, de la Cofradía del Prendimiento.

Un total de cinco pasos, los dos de nuestra Hermandad y los tres del Prendimiento estaban alineados, unos junto a otros, frente al Trascoro y de espaldas a la Puerta de los Perdones. En aquella madrugada se habían recogido después de hacer sus procesiones penitenciales desde la tarde noche del Miércoles Santo.  La Catedral ya estaba vacía y cerrada.  Sobre las seis de la mañana vieron desde la Plaza de la Catedral como por una de las pequeñas vidrieras junto al techo se veía el resplandor y el tintineo de altas llamas: ¡había fuego!.

Una foto para el recuerdo. 3 de abril de 1996. Miércoles Santo, a las 19,55 horas. Ofrenda que hace la Cofradía de Estudiantes a Ntra. Sra. de la Merced, momentos antes de iniciar su salida.
Finalizado el desfile procesional de la Cofradía del Prendimiento se produjo el incendio, quedando esta imagen y el paso reducidos a cenizas. De izq. a dcha.: Ramón López Linares, (anterior Hermano Mayor de la Cofradía de Estudiantes); Luis Pardo, (capataz del paso de la Merced); José Luis Cantón, (Hermano Mayor de Estudiantes); José Antonio Miras, (Hermano Mayor del Prendimiento); José Antonio Llebrés, (Secretario General de Estudiantes); con capuchón Antonio Salmerón, (Vocal de Cultos y Caridad de la Cofradía de Estudiantes). (Foto Manolo Martínez)

El fuego se inició en el paso de la Virgen de la Merced, ardiendo completamente y quedando destruido igual que el del Cristo de Medinaceli que estaba junto al mismo. El siguiente paso alineado era el del Prendimiento que quedó afectado por el fuego.

Por los técnicos se calculó que en el foco del incendio se llegó a  una temperatura de alrededor de 1.000 grados, por lo que el conjunto de los pasos que no se quemaron también quedaron seriamente dañados, por ello la policromía de la imágenes de la Virgen de la Esperanza,  del Cristo de la Oración en el Huerto y del Ángel que lo acompaña  quedaron dañadas.

El torso de Ntro. Padre Jesús de la Oración en el Huerto se abrió por efectos del calor y sus manos se abrieron y agrietaron así como las del Ángel.

La imagen y el paso de Ntra. Sra. del Amor y Esperanza, situado en el extremo de los cinco pasos y junto a nuestra capilla y protegido por el paso del Cristo, no sufrió el fuego pero quedó afectada la policromía de la imagen por el calor, así como todos los elementos y ropas que quedaron negras por el hollín, afectando también a las partes metálicas del paso.

Desde el primer momento se desconoció el origen del incendio y al día de hoy pasados más de veinte seis años no se va a conocer nunca. Los bomberos y la policía local se decantaron por una posible pavesa de un cirio mal apagado o una colilla cercana a la faldilla de uno de los pasos.

El sacristán Antonio Asensio había cerrado la iglesia sobre las cinco de la madrugada asegurándose que no quedaba nadie. Sobre las siete y media de la mañana volvió a la Catedral y al abrir la puerta se encontró con las llamas y el humo que invadían todo el templo:

«Abrí las puertas y vi que todo estaba negro. El Cristo y la Virgen estaban ardiendo. Entré y no conseguía llegar a la sacristía para llamar a los bomberos. Me asfixiaba. Me coloqué un pañuelo en la boca y se me quedó negro como un tizón…»¹

Recuerdo como José Antonio Miras, Hermano Mayor de Prendimiento, cuando se pudo reponer lo primero que dijo al ver la catástrofe fue: Vamos a quitar de aquí  el paso del Prendimiento “para no hacerles más daño a esta gente”. Se refería a nuestros pasos, ya que algunas de las imágenes habían caído por el calor sobre nuestro paso de Misterio.

Ya por la  tarde de aquel Jueves Santo la asistencia a los oficios fue masiva, no cabía más gente en la Catedral, en una atmósfera casi irrespirable enrarecida por restos de humo, olor a quemado y con todas las paredes y objetos completamente ennegrecidos como carbón. Además de la Junta de Gobierno de nuestra Hermandad, que asistió al completo, lo hicieron un gran número de hermanos.

Testigo del incendio. En la limpieza del templo se dejó este testigo de cómo quedó el interior de la Catedral y todo su contenido, para recuerdo de posteriores generaciones. Lo podemos ver junto a la puerta de Los Perdones.

Nuestras Imágenes Titulares con gran cariño y respeto fueron llevadas a radiografiar a la clínica radiológica de la calle Reyes Católicos para ver los daños reales:

El Cristo presentaba una grieta vertical en el pecho y grietas horizontales desde las rodillas hasta la parte posterior, así como los dedos de las manos dilatados por el calor y pérdida de toda la policromía de la imagen, tanto en la cara como  en las vestiduras.

El Ángel también presentaba múltiples grietas en el pecho, espalda y cintura y en la unión de ambos brazos con las alas. Igualmente los dedos de las manos estaban dilatados por el calor y con pérdida de toda la policromía en cara y vestiduras.

La Virgen presentaba también grietas en el candelero y pérdida total de la policromía en cara, cuello y ambas manos.

Se decidió enviar las imágenes para su restauración a la poderosa mano de Luis Álvarez Duarte, a Gínes, (Sevilla). El escultor y artista se mostró encantado especialmente al poder restaurar la Virgen que saliera de la mano de Castillo Lastrucci.

Diadema cincelada en los Talleres Orfebrería Andaluza de Manuel de los Ríos (Sevilla), de plata sobredorada, de estilo neobarroco, con escudo y anagramas en plata, y enriquecida con pedrería de cristal verde.

La Virgen volvió el 29 de junio de ese mismo año 1996 y en la misa de acción de gracias se bendijo una diadema donada por los cofrades.

El Cristo y el Ángel, los que más se vieron afectados por el incendio, diremos que de una forma grave, volvieron en un sábado 22 de febrero de 1997 por la noche, siendo recibidos en la Casa de Hermandad por un nutrido grupo de hermanos. Para celebrar el buen final de todas nuestras imágenes se festejó en la Plaza de Bendicho con una traca de petardos para hacerlo extensivo a todo el vecindario.

Luis  Álvarez Duarte nos visitó antes de la Semana Santa y pronunció una conferencia en la UAL donde trató ampliamente de las restauraciones llevadas en el Misterio de la Oración en el Huerto y en la Virgen de la Esperanza.

Nuestra Sra. del Amor y Esperanza luciendo la diadema en la solemnidad de la Inmaculada. Año 2018.

¹ La Voz de Almería, 5 de abril de 1996.