Mayo: Felicitación sabatina y ofrenda de flores a Ntra Sra. del Amor y la Esperanza y Misa de Hermandad

El próximo sábado día 15, tercer sábado del mes, celebraremos la Misa de Hermandad del mes de mayo en la S. y A. I. Catedral a las 19:30 horas. Estará presidida por nuestro Consiliario, D. Juan Torrecillas, y Participará en la liturgia el coro Oración y Esperanza.

Previamente, a las 19:00 h, y como todos los sábados de este mes de mayo, se realizará la felicitación sabatina a Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza y la ofrenda de flores que corresponderá a la Organización Juvenil Española (OJE), Antiguos Colegiados Titulares Mercantiles Empresistas y Cuadrillas de Costaleros.

Esperamos la participación de todos los hermanos Estudiantes.

Mes de mayo, mes de ofrendas a la Esperanza

Dentro de los actos conmemorativos del 75º aniversario de la bendición de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza, este mes de mayo, mes de María, queremos destacarlo a través de ofrendas de flores a la Virgen cada sábado.

Para ello, diversos colectivos de nuestra Hermandad, así como colectivos vinculados a los Estudiantes y asociaciones que tienen a la Esperanza como Patrona presentarán su ofrenda según el siguiente calendario, después de la santa misa y la felicitación sabatina:

Por supuesto, en cada una de estas jornadas podrán presentar también su ofrenda particular todos los hermanos y devotos de la Santísima Virgen que así lo deseen.

Esperamos contar con vuestra participación en estas jornadas.

75 años de Amor y Esperanza

Nuestros primeros pasos

Cuando yo nací en el 49, ya hacía 3 años que nuestra Virgen había llegado a Almería. Mis padres, actores directos de todo el proceso de la fundación y bendición de la Virgen, me lo han relatado desde que tengo memoria. Así que he oído, conocido y sentido la gestación de este proyecto tan importante en nuestras vidas.

Los datos que voy a aportar y que por fuerza serán muchos, irán siempre unidos al recuerdos de las numerosas personas que contribuyeron a llevarlo a cabo. No me gustaría dejarme a ninguna en el olvido pues es de justicia reconocerles su ilusión, trabajo y dedicación.

El encargo

Corrían finales del año 45. La Junta Directiva existente decidió que había llegado el momento de tener la imagen mariana titular para la cofradía.

Dicha Junta de gobierno estaba formada por José López-Gay, Sebastián Vidal, Pepe Caballero, Torrecillas, Antonio Mateo, Carmen Belda, Elena Pezzi, Carmen Morales, Fernando Brea, Rafael Martínez de los Reyes y los directivos y colaboradores Enrique Alemán, Chico Boy, Pepe Sánchez Uribarri y Natalia Cuenca.

Francisco Sainz Sanz , Hermano Mayor, había propuesto su retirada del cargo coincidiendo con la nueva época que comenzaba. Iniciativa que en ningún momento se aceptó ya que era la persona que más había trabajado en la fundación de la Hermandad. Se llegó al acuerdo que permanecería en su cargo al menos hasta la primera salida procesional de la
imagen.

José López-Gay fue el responsable de encargar a su cuñado, Mario López Rodríguez, amigo y contertulio del imaginero sevillano Antonio Castillo Lastrucci, la talla de una imagen mariana.

El contrato se firmó en Sevilla el 14 de Enero de 1946, siendo el precio acordado 3000 pesetas. A pagar, 1000 a la firma y el resto a la entrega que quedó fechada para el mes de marzo.

La amistad entre los dos firmantes fue el motivo para que se ofrecieran un máximo de facilidades y además se contara con su colaboración para buscar los enseres imprescindibles para su Bendición y Primera salida procesional. Valga como ejemplo la corona que lució la Virgen en los primeros eventos que se sucederían.

Los preparativos

El 4 de Marzo fue la boda de mis padres. Ahí comenzó en realidad la preparación de la Bendición y como imagináis, puedo contarlo de primera mano.

Mi madre, Carmen Belda, encargó el vestido de novia en Madrid pensando que después de su enlace sería la Virgen la que lo luciera. Ya que solo habría un mes de diferencia entre su matrimonio y la bendición.

Así que, a la vuelta del viaje de novios empezó a arreglarlo con la ayuda de mi abuela, Josefina Alberti. Estos trabajos de adaptación del traje a la imagen consistieron entre otros en:

  • Aprovechar la cola del vestido para hacer los manguitos y unas enaguas entre otras cosas.
  • Cambiar el sentido del traje de novia. Como la parte delantera tenía escote la pasaron detrás y por delante se puso la posterior que con su botonadura se adaptaba mejor a la imagen y al candelero.
  • Realizar un pecherín con encajes en cascadas que cubriría el pecho y donde se coserían las joyas que luciría la Virgen.

Y hablando de alhajas, mi madre recuerda al menos las siguientes: su pulsera de pedida de zafiros y diamantes; un juego de pendientes y broche de oro y perlas de los Alberti; otro broche de los Merello y varias cadenas y anillos de oro de distintas familias de los directivos.

La Virgen se terminó de vestir con el arreglo de la mantilla puesta por Elena Pezzi, Carmen Morales y Carmen Belda.

El Secretario entonces de la Hermandad, Pepe Caballero , fue el encargado de la colocación del rostrillo, manto de aguas, la toca que le regaló Doña Carmen Góngora y la corona que le había sido prestada, como conté anteriormente.

La imagen se situó en la parte derecha del Altar Mayor de la Catedral, embellecida con las flores que aportó la Viuda de Ruano y colocadas bajo la dirección de Natalia Cuenca. Dicho arreglo consistía en alhelíes, pillanovios, calas y algunos claveles. Y por supuesto, todo blanco.

Se utilizaron, además, dos ánforas de plata pertenecientes a José López-Gay y que aún siguen acompañando a la Esperanza cada Miércoles Santo.

La bendición

Fotografía del 13 de abril de 1946, día de la bendición de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza

Trece de Abril de 1947. Llegó el día ansiado. Por una parte se completaba la Cofradía y por la otra llenaba de felicidad a numerosos jóvenes almerienses que habían participado en la aventura.

La Catedral, con un lleno absoluto, estaba esplendorosa. Como notario del acto, el Obispo de Almería, D Enrique Delgado Gómez que realizó además la bendición.

D. Andrés. Pérez Molina, fundador y director espiritual de la Cofradía y profesor del Instituto, fue el encargado de dirigir la palabra.

La Presidencia encabezada por el entonces alcalde de Almería, D. Miguel Viciana y los Gobernadores Civil y militar, directores del Instituto, Escuela de Comercio y Magisterio, terminaban formado el elenco de autoridades presentes. Además de, por supuesto, todas las personas relacionadas con el mundo cofrade.

Fue una ceremonia preciosa que marcó un punto de inflexión en la Semana Santa almeriense. Ahora con la visión del tiempo transcurrido, la Virgen del Amor y la Esperanza junto a la Hermandad de los Estudiantes, fueron el motor de las Hermandades en Almería. Después de conocer la más absoluta soledad, logró ser cantera de formación y recuperación de las distintas cofradías y dar consistencia y auge a lo que es hoy en día nuestra Semana Santa.

Las primeras salidas procesionales

Empezaba la nueva hazaña: la primera salida procesional. Con mucha ilusión y alguna improvisación, la Virgen desfiló por las calles de la ciudad. A pesar de la escasez del patrimonio, el evento resultó entrañable.

La imagen fue montada en una especie de parihuela que tenía un encaje y unos faldones a modo de respiradero. Unas 50 velas eléctricas, montadas por Segado, que era a la vez capataz del trono. Unas flores puestas sobre maroma de alfalfa, de nuevo aportadas por la viuda de Ruano y puestas bajo la dirección de Natalia Cuenca.

Se estrenaron 50 túnicas blancas y caput verde con cirios que sumados a las mantillas consiguieron un cortejo de una gran dimensión, consiguiéndose una noche inolvidable. Una vez encerrada la procesión en la Catedral y con la satisfacción de las cosas bien hechas, se decidió hacer una convocatoria extraordinaria de la Junta Directiva lo antes posible.

Dicha reunión, que contó con una asistencia masiva, se llevó a cabo el lunes siguiente. Se decidió encargarle a José López-Gay el diseño de dos pasos nuevos para la siguiente Semana Santa.

Los dos pasos se hicieron en la Serrería de Lopez-Guillén. Eran de madera de haya y el encargado de realizarlos en la máquina Tupi, fue Pepe Iborra, empleado de la empresa y artesano de primer nivel.

El paso de la Virgen se hizo con parihuela, con faldones y candelería eléctrica de 150 puntos de luz con la composición de 10 candelabros de 5 puntos; 10 con 4 puntos; 10 con 3; 10 con 2 y 10 con un punto de luz. Todos estos candelabros tallados y torneados también por Pepe Iborra. El palio fue de cajón con un bastidor forrado de terciopelo verde con raso blanco en el interior. Llevaba 4 focos de luz en las esquinas y un encaje de oro de 10 cms de una gran belleza.

Fue confeccionado por Carmen Góngora al igual que los faldones. Los varales eran de metal, pulidos en los tornos del Chorro y montados y rematados en los talleres de Algarra. Este palio, que ahora es habitual en los pasos en Almería, constituyó una novedad que marcó la diferencia con lo que existía hasta entonces en la Semana Santa.

La ampliación del paso

Pero había un problema: la falta de proporciones del paso. Así que en el año 1957 se ensanchó unos 60 centímetros. Al trono antiguo se le hizo en los talleres de López Guillén una cubierta en pino Oregón que lo agrandó unos 30 centímetros por cada lado, adaptándose así a las proporciones adecuadas. La ampliación consistió en unos respiraderos a modo de 14 capillas con un apóstol dentro de cada una y situándose en las centrales, la Virgen y S. José. Las imágenes fueron encargadas a Galerías Harby y el hermoso palio de malla con fleco de oro a tapicerías Mañas.

Una vez adoptadas las medidas normales tanto en el techo como en las bambalinas, se consiguió un nuevo paso con prestancia, belleza y valor. Esta remodelación obligó, sin embargo, a un nuevo recorrido. Se abandonó la calle Cubo y se bajaría ahora por Conde Xiquena e Infantas. Después de esta primera salida con la ampliación del paso de la Virgen, se produjo un percance a la entrada en la Catedral. El trono de la Virgen rozó la puerta, se golpéo y se dañó. Segado, que había sido hasta entonces el capataz, fue destituido en el acto.

En este punto quiero recordar una anécdota curiosa. Un joven monaguillo, al contemplar el accidente, se acercó diligente al Hermano Mayor, y le dijo:
-“Yo me comprometo a sacarlo el año que viene”.
Y José López -Gay, atónito, mirándolo con las esparteñas en la mano, aseveró:
– “Hecho”.

Ese muchacho era Pedro Pavón Espín. Y este fue el principio de una vida dedicada a la Cofradía.

Y también me gustaría relatar algo de lo que fui testigo. Desde finales de los cincuenta, la directiva que llevaba ya 15 años de trabajo a sus espaldas y sin contar con demasiadas ayudas, propuso preparar como Hermano Mayor a Fafi Martinez Durbán, estudiante de la Escuela de Comercio y persona muy activa en la Cofradía y a la que se otorgaba cada vez mas poder con el fin de llevar a cabo el relevo generacional.

Pero Fafi decidió hacer periodismo en Madrid y eso acabó con las opciones de sucesión. Se perdió un estupendo Hermano Mayor pero se ganó un excelente profesional durante 40 años en TVE.

El relevo generacional

Así las cosas, se formó una comisión compuesta por Sebastián Vidal, José Caballero y José López Gay que se dirigió a la Delegación de la Juventud, en donde la Cofradía celebra actualmente la Cruz de mayo, con el propósito de ofrecer al Delegado de la Juventud la posibilidad de buscar jóvenes que se quisieran implicar en la vida de la Hermandad.

El Delegado, entusiasmado, tomó la idea como propia y en 15 días preparó una reunión con las personas que había escogido. A dicha reunión, presidida por el Delegado, acudieron por parte de la Cofradía, los integrantes de la comisión anteriormente citados y los jóvenes propuestos: Andrés García Lorca, Gabriel Algarra y Antonio Cueto, por parte de los estudiantes.

1966. Fotografía de José Luis López-Gay Belda siendo Hermano Mayor de la Hermandad ante Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza

Una vez explicada la situación por los directivos y contestadas todas las dudas posibles de los jóvenes, la Delegación se comprometió a ayudar durante el primer año. Fue entonces cuando los jóvenes aceptaron el reto con mucha ilusión y responsabilidad.

Se redactó un documento de cesión patrimonial y los nuevos miembros ya aportaron una lista de los posibles componentes de la Junta, a la que se unieron, además, tres miembros a petición de los directivos salientes. Y aquí es donde entro yo junto a Pedro Pavón y Jesús López-Gay, que habiendo formado parte de la Cofradía desde niños, ahora asumíamos, por fin, un papel protagonista.

Para concluir me gustaría hacer constar que prácticamente todo lo narrado forma parte de mis recuerdos. Unas cosas por haberlas vivido; otras por haberlas oído a los miembros más antiguos o por las preguntas hechas a mi madre con ocasión de este escrito. Mi madre entró en la Cofradía en el año 44, siendo aún novia de mi padre y a sus 94 años y a veces con gran esfuerzo, ha ido contestando a todas mis preguntas e incluso anotando fechas, detalles y nombres. Así que si existiera algún error o algo en mi relato no se acordara con la realidad, pido perdón por ser fruto de mis 71 años. Me voy haciendo mayor.

José Luís López-Gay Belda

Cruz de Mayo de la Cofradía de Estudiantes

Después de un año de ausencia, el próximo viernes inauguraremos la Cruz de Mayo de la Hermandad en el patio de la UNED, cedido generosamente un año más por la Dirección del centro en Almería.

Dadas las restricciones frente a la COVID-19, este año sólo se levantará el monumento a la Cruz y no habrá ambigú donde poder compartir con el resto de hermanos.

El horario de apertura para visitar la Cruz de mayo será el siguiente:

  • Viernes 30 de abril, de 18 a 21 h.
  • Sábado y domingo, días 1 y 2 de mayo, de 11 a 14 h. y de 17 a 21 h.
  • Lunes 3 de mayo, día de la Santa Cruz, de 17 a 21 h.

Ante la imposibilidad de instalar ambigú y con el fin de recaudar fondos, montaremos una mesa donde poder adquirir recuerdos de la Hermandad, entre los que contaremos con abanicos pintados a mano y donados por pintores almerienses y flores de cera del paso de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza, que pueden ser el mejor regalo para el Día de la Madre.

Por otra parte, mantendremos nuestra Cruz de Mayo solidaria, en la que todo lo recaudado irá destinado íntegramente a la Bolsa de Caridad de la Hermandad. Los donativos podrán hacerse directamente en la hucha instalada en la Cruz de Mayo o bien por transferencia bancaria a la cuenta ES74 0081 0625 4500 0197 7909 o a través del Bizum de la Hermandad (código 01813).

Esperamos vuestra visita durante el fin de semana y vuestra colaboración para el sostenimiento de la Hermandad y de sus actividades y acciones.

Crónica de la celebración del 75º aniversario de la bendición de Mª Stma. del Amor y la Esperanza

El sábado 17 de abril, a las 10 de la mañana, la Esperanza abrió la Puerta de los Perdones de la Catedral. Ese fue el día elegido por la Hermandad para conmemorar con todo el que quisiera acercarse hasta Ella, el 75º aniversario de su bendición, que tuvo lugar el 13 de abril de 1946.

Para esta ocasión, el equipo de Priostía y Mayordomía buscaron potenciar la sencillez y crearon una disposición acorde con la estética que la imagen ha presentado estos días, y a través de la cual se recreaba el aspecto que mostró la Esperanza el día de su bendición.

Elevada sobre sus peanas de salida y de capilla, la Virgen se encontraba situada en el trascoro, cuyo magnífico retablo de mármol le servía de fondo, apareciendo cobijada por un gran arco, obra de la Floristeria Gracia y La Penca, elaborado con una gran variedad de flores: alstroemeria dubai Fancy, cristantemo maisy, gerbera mini Alix-noor, fosa avalanche sorbet, rosa pink athena, rosa spray creamy twister, esparraguera oro, cyrtonium bluestar, fotinia volcano, lentisco y bayas rojas de viburno.

Desde las 10 de la mañana y hasta las 7 de la tarde en que finalizó esta solemne veneración, los Perdones permaneció abierta de forma ininterrumpida, aunque quienes acudieron a venerarla entre las 11 y las 13:30 tuvieron que conformarse con hacerlo desde el cancel, ya que la celebración de confirmaciones había agotado el aforo del templo. Una vez finalizada la administración del sacramento, pudo accederse nuevamente al interior.

Durante todas estas horas la Virgen recibió continuas visitas de hermanos y devotos que realizaron sus ofrendas de flores o, sencillamente, quisieron estar más cerca de Ella durante unos minutos. Desde primera hora de la mañana contamos con la visita del Presidente de la Agrupación de Cofradías, así como con las oraciones del Deán y canónigos del Cabildo de la Catedral y también del Sr. Obispo D. Adolfo González Montes. También nos visitaron hermanos de distintas hermandades, destacando las ofrendas de la Hermandad de la Macarena y del Coro Oración y Esperanza.

A las 19:00h se dio por finalizada la veneración, cerrándose el acceso por la Puerta de los Perdones. A partir de ese momento, hermanos y devotos, así como hermanos de otras corporaciones que quisieron acompañarnos -Entierro, Silencio, Pasión, Rosario del Mar y Rocío- accedieron al interior a través de la puerta principal de la Catedral para participar en la solemne eucaristía con la que se cerró esta semana de aniversario de la bendición.

Con el trascoro completamente lleno, a las 19:30h se inició la misa presidida por nuestro consiliario, Ilmo. Sr. Dr. D. Juan Torrecillas, siendo concelebrada y predicada por el Rvdo. P. D. Eduardo Fernández-Moscoso Solano (SM). Para darle mayor solemnidad se contó con la actuación de la soprano María Cruz Calvo, acompañada al órgano por Santiago Carrión.

En la acción de gracias, el Hermano Mayor tomó la palabra para elevar a Ntra. Sra., en nombre de todos los Estudiantes, una oración compuesta por D. Eduardo:

“María Santísima del Amor y la Esperanza,
Ruega por los que con confianza acudimos a ti.

En ti buscamos amparo los que nos sentimos solos.
En ti buscamos consuelo los que estamos afligidos.
En ti buscamos abrigo los que tenemos nuestras almas desnudas.
En ti buscamos dulzura los que vivimos momentos amargos.
En ti buscamos protección los que hemos caído.
En ti buscamos apoyo los que fuimos golpeados.
En ti buscamos ayuda los que estamos agobiados por nuestras carencias.
En ti buscamos esperanza los que estamos llenos de miserias.
En ti buscamos luz los que estamos rodeados de tinieblas.
En ti buscamos generosidad los que estamos hundidos en nuestro egoísmo.
En ti buscamos sencillez los que nos amparamos en nuestras dudas.
En ti buscamos perdón los que nos hemos equivocado.
En ti buscamos la Estrella que nos guíe quienes caminamos en la noche.
En ti todos buscamos Amor.
En ti todos encontramos Amor.
En ti, Madre, todos buscamos Esperanza.

María del Amor y la Esperanza, en ti confiamos.
Madre del Amor y la Esperanza, te necesitamos.
No nos dejes de tu mano.
Ayúdanos a encontrarnos con tu Hijo Resucitado.

¡Madre de bondad, sé nuestra salvación!”

Con el canto de la Salve Regina y la ofrenda que hizo n.h. María del Mar Cantón García de su capa de novia, elemento que ha pasado a formar parte del ajuar de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza, se dio por finalizada la ceremonia.

Homilía de la celebración (domingo 3º de Pascua)

En esta Buena Noticia hay un “antes” y un “después”.

El “antes” presenta a unos discípulos “cegados”: tienen todos los datos, pero no saben leerlos.
“Tristes”: la Cruz ha sido el final de un amigo y un líder.
“Desesperanzados”: esperaban -ya no- un mesías triunfante y nacionalista.
“Huidizos”: huyen de la comunidad y se refugian en su pueblo.
Pero encuentran al Resucitado, lo reconocen y lo confiesan. Y ahí comienza el “después”.

Los ojos se les “abren”.
El corazón les “arde”.
La esperanza “renace”.
Los huidizos se vuelven a reunir para compartir comunitariamente la alegría de que Él vive.

Con estos caminantes podemos identificarnos fácilmente. Con sus cegueras, tristezas y desesperanzas. Pero esta situación puede ser únicamente un “antes”. Porque el Resucitado nos sale al encuentro y, si le reconocemos, tendremos, como los de Emaús, un “después”.

Porque ese encuentro con el Resucitado, si nos dejamos encontrar, nos transforma y nos cambia. Nos hace comprender el sentido que tiene un Mesías sufriente en el plan de Dios: “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, no da fruto”. Hace arder nuestro corazón, cuando nos abre a su Palabra y nos dice que la Cruz es el lugar donde se manifiesta su amor hasta el límite. Nos devuelve la esperanza. Y nos reintegra a la comunidad para comunicarnos la alegría del encuentro.

Se ha señalado con razón que los relatos pascuales nos describen con frecuencia el encuentro del Resucitado con los suyos en el marco tan humano, y tan divino, de una comida.

Los discípulos de Emaús, aquellos caminantes cansados que acogen al compañero desconocido de viaje, y se sientan juntos a cenar, descubren al resucitado “al partir el pan”. Y corren a comunicarlo a la comunidad.

Sin duda, la Eucaristía es el lugar privilegiado para que los que creemos en Jesús abramos “los ojos de la fe”, y nos encontremos con el Señor resucitado que alimenta y fortalece nuestras vidas con su mismo cuerpo y sangre.

Los cristianos hemos olvidado con frecuencia que solo a partir de la Resurrección podemos captar en toda su hondura el verdadero misterio de la presencia de Jesucristo en la Eucaristía.

Es el Resucitado el que se hace presente en medio de nosotros, ofreciéndose como pan de vida. Y la comunión no es sino la anticipación en el sacramento de nuestro encuentro definitivo con el Señor resucitado.

El valor y la fuerza de la Eucaristía nos viene del Resucitado  que continúa ofreciéndonos su vida, entregada ya por nosotros en la Cruz.

De ahí que la eucaristía debiera ser para nosotros principio de vida e impulso para un estilo nuevo de resucitados. Y si no es así, deberemos preguntarnos si no estamos traicionándola con nuestra mediocridad de vida cristiana.

Las comunidades cristianas debemos hacer un esfuerzo serio para revitalizar la eucaristía dominical. No se puede vivir plenamente la adhesión al Resucitado, sin reunirnos el día del Señor a CELEBRAR la Eucaristía, unidos a toda la comunidad creyente. Un creyente no puede vivir sin el domingo. Una comunidad no puede crecer sin alimentarse de la Cena del Señor.

Necesitamos comulgar con Cristo resucitado, pues estamos todavía lejos de identificarnos con su estilo nuevo de vida. Y desde Cristo, necesitamos realizar la comunión entre nosotros, pues estamos demasiado aislados, divididos y enfrentados unos a otros.

No se trata solo de cuidar nuestra participación viva en la Eucaristía, negando luego con nuestra vida lo que celebramos en el sacramento. “Partir el pan” no es solo una celebración de culto, sino un estilo de vivir compartiendo, en solidaridad con tantos necesitados de justicia, defensa, libertad y amor. No podemos olvidar que “comulgamos” con Jesucristo cuando nos solidarizamos con los más pequeños de los suyos. Cuando hacemos nuestro el dolor de tantos enfermos, de tantos solitarios a la fuerza, de tantos pobres sin esperanza, de tantas familias desgarradas, de tantas injusticias.

La Cena del Señor nos ayudará así eficazmente a renovarnos por dentro con la presencia del Jesús vivo, y hacia fuera con tantos hermanos y hermanas necesitados de la Cena: la Cena de la solidaridad, de la justicia y del Amor. La cena del Pan y el pescaíto frito.

Si no es así, nuestras eucaristías son, sencillamente, una farsa.

Eduardo Fernández-Moscoso

El día que llegó la Esperanza

Han transcurrido 75 años de aquello y los muros de la Catedral vuelven a ser testigos de una conversación íntima donde el amor de una madre y la esperanza de una hija se dan, literalmente, la mano.

Fue hace 75 años y los Estudiantes acabábamos de obrar para Almería el prodigio de ofrecerle ‘esperanza’ a una ciudad que tanto necesitaba de ella.

Fue a partir de entonces cuando aquella Semana Santa de posguerra –tan triste y tan gris como el tiempo que empezaba a dejar atrás– tornó al verde insondable de la Esperanza nuestra; vida y dulzura que hasta entonces habíamos rezado en la Salve y a la que a partir de ese momento Almería le pudo encontrar, además, respuesta. Esa que sólo se halla en los ojos de Nuestra Señora del Amor y la Esperanza.

El día que llegó la Esperanza: Video conmemorativo del 75 aniversario de la bendición de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza.

Cámara y realización: Fran Soriano

Texto: José Ramón Suárez Ortiz

Locución: Arantxa Pérez Cuadrado

75 años de Amor y Esperanza para Almería

Hace ya 75 años que llegó, 75 años desde que floreció la flor primera, 75 años contemplando la mujer más bella, 75 desde aquella vez primera…

75 años desde que anclaste en esta, tu tierra.

Y hoy 13 de abril, son los Estudiantes los que vienen a verte, esos de los que siempre me hablas y me dices que tanto quieres. Pero permítenos que hoy sea diferente, que hoy hablemos de ti, Esperanza y te digamos lo que nuestro corazón siente. Déjanos enseñarte nuestro corazón, ese que lleva sangre verde, déjanos que te digamos que eres tú la que maneja el rumbo de nuestra fe, que eres tú la que desde hace 75 años llevas nuestro timón, que eres tú la que cada día nos regalas esa mirada llena de amor y la que sigue dirigiendo a tus Estudiantes en la búsqueda de esa ansiada verdad.

75 años no son nada si la Esperanza perdura en la eternidad.

Actos previstos para hoy, 13 de abril de 2021

Hoy felicitaremos a Nuestra Madre del Amor y la Esperanza celebrando junto a Ella una eucaristía conmemorativa del 75 aniversario de su bendición. Será a las 19:30 h. en la S. y A. I. Catedral.

Tras la misa, serán presentadas las terminaciones de las bambalinas frontal y trasera del palio.

00

Vestimenta extraordinaria recreando el día de su bendición para la Virgen del Amor y la Esperanza.

Con motivo del 75 aniversario de la bendición de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza, desde la Priostía se propuso llevar a cabo la recreación histórica de la vestimenta con la que se presentó para tal acto en el Altar Mayor de la S.A.I. Catedral el 13 de abril de 1946, con el objetivo de conmemorar tal efeméride.

Durante meses, se ha estudiado con detalle el único documento gráfico que se conserva del acto para poder recrearlo de la manera más fidedigna posible, de manera que nos transportara al momento en el que la Stma. Virgen se expuso al público de Almería por primera vez. Para ello, ha sido fundamental el estudio de los géneros y textiles que se han usado para poder dar vida a la imagen en blanco y negro a la que hacemos referencia.

Se han recuperado piezas originales que aún conservaba la Hermandad. Por una parte, el manto de “aguas”, que recibe ese nombre por el característico brillo tornasol del terciopelo verde, y que durante las primeras décadas de la historia fue usado por la Virgen para las salidas procesionales hasta que posteriormente se adaptó para usarlo en el camarín cortándole la cola. A este manto se ha adaptado otro de capilla de damasco blanco para recrear el forro y se ha añadido una antigua concha de oro que enriquece el ribete del mismo. Por otra parte, el pañuelo que portó en su mano derecha, de encaje de Alençon, con más de 100 años de antigüedad, donado en 2019 con motivo del 75 Aniversario fundacional de la Hermandad por Carmen Belda Alberti, Camarera Mayor Honoraria y fundadora de la Hermandad.

Para recrear el vestido, que en origen fue el de novia de Carmen Belda Alberti, se ha utilizado un nuevo vestido de gazar de seda natural donado por n.h. Carmen Villanueva López, y que ha sido adaptado para la ocasión por el taller de costura de la Hermandad. Para ello se ha desmontado el corpiño y la falda para readaptarlos, y de la cola se han confeccionado ambas mangas con forma de ángel, enriquecidas con un bonito encaje en color hueso. El vestido lo completa un elegante fajín de organza blanca con detalles florales plateados en las puntas, que ha sido confeccionado y donado por n.h. Carmen Ferre Sánchez.

El arreglo del tocado se ha llevado a cabo usando una pieza de seda natural japonesa perteneciente al rico ajuar de la Stma. Virgen, que fue donada por n.h. Jorge Natal Viruega, quien la adquirió en un mercado de Kabul (Afganistán). Complementan la vestimenta sendas joyas de la Stma. Virgen, fruto de las donaciones que ha recibido a lo largo de todos estos años, simulando la disposición de las que lucía aquel día, y un pequeño rosario que porta en su muñeca izquierda.

Porta sobre sus sienes la diadema de María Stma. de la Amargura, de la Hermandad del Encuentro, de orfebrería plateada, pieza similar a la que portó el día de su bendición; y una antigua toca de sobremanto bordada a mano con gran mérito y enriquecida con hilo y lentejuelas de oro, propiedad de la Hermandad de la Virgen del Carmen, Reina de las Huertas. Ambas piezas ha sido gentilmente cedidas por estas hermandades para esta ocasión tan especial.

El origen y la simbología de Estudiantes en el programa “Andalucía en Semana Santa”

El 18 de marzo se grabó en la Escuela de Artes de Almería y en la Catedral este reportaje  que cuenta el origen de nuestra Hermandad, así como algunas de sus peculiaridades y su simbología. El reportaje fue emitido en el programa “Andalucía en Semana Santa” la noche del Miércoles Santo, día 31 de marzo de 2021.

Gracias al presentador, Enrique Romero, y al equipo de ADM grupo audiovisual por el cariño con el que trataron a nuestra Hermandad y por su exquisito trabajo, del que da buena muestra este video.

La presentación del reportaje en la página de Canal Sur

La Hermandad de los Estudiantes de Almería fue fundada en el año 1944 por cinco jóvenes estudiantes almerienses, antiguos alumnos del Instituto de Enseñanza Media, y después universitarios en Granada. En plenas vacaciones de Semana Santa empezaron las gestiones para fundar la hermandad. Contaron con el apoyo del director del centro entonces, Francisco de Asís Saiz Sanz, y que se convertiría en el primer Hermano Mayor.

Visitamos el claustro de lo que ahora es la Escuela de Artes. Aquí se fraguó la Hermandad y hablamos sobre sus orígenes con Antonio Salmerón, Hermano Mayor. Los Estudiantes fue la única Hermandad de Almería que permaneció saliendo durante la crisis de los 70. A partir de los 80, se convirtió “madre y maestra” de Almería.

La Hermandad de los Estudiantes es la semilla para el crecimiento de la Semana Santa almeriense. En la actualidad, hay 23 hermandades en la ciudad. Conocemos dos de sus símbolos más significativos: el cíngulo de esparto natural ceñido a la túnica a la altura de la cintura y el llamador en forma de salamandra. Este detalle está cargado de mucho simbolismo. ¿Qué significado tiene? La curiosa historia nos la explica Antonio Salmerón en el vídeo.

A los titulares de Estudiantes, la Virgen del Amor y la Esperanza y Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto, se le da culto en la capilla de San Ildefonso de la Catedral. La Virgen es de 1946 del conocido imaginero sevillano Antonio Castillo Lastrucci, y fue la primera en salir en procesión con palio. La Oración en el Huerto, realizada en 1945, es obra del imaginero José Martínez Puertas.

Con la pandemia es la primera vez que la Hermandad de los Estudiantes no sale a la calle desde 1945. Desde que fue fundada siempre ha salido, ni los años duros de posguerra, ni la crisis del 70, ni la lluvia, le ha impedido desfilar por las calles de Almería.

Actos del 75 aniversario de la bendición de Ntra. Sra. de Amor y la Esperanza

Con el fin de celebrar el 75 aniversario de la bendición de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza, la Hermandad ha programado una serie de actos, tanto de culto como culturales, para la conmemoración de esta efeméride.

Dada la situación de pandemia que vivimos, somos conscientes de que la celebración final de algunos de ellos vendrá condicionada por la situación sanitaria del momento. A pesar de ello, nuestra intención es la de celebrar estos 75 años de presencia de la Stma. Virgen entre nosotros de esta forma:

Marzo:

Semana Santa:

Exposición de nuestros titulares en veneración en la capilla de San Ildefonso durante la Semana Santa en horario de apertura de la Catedral sin interrumpir la celebración de los cultos.

Abril:

Del miércoles 7 al viernes 16: Exposición de la Stma. Virgen ataviada tal y como lo estuvo para su bendición en 1946. Recreación histórica de su vestimenta en la capilla de San Ildefonso de la S. y A. I. Catedral. Podrá ser visitada en horario de apertura de la S. y A. I. Catedral: de 19:00 a 20:00 h.

Martes 13, 19:30 h: Misa en la Catedral conmemorativa de la bendición y presentación de la terminación de las bambalinas frontal y trasera del palio

Sábado 17, de 10 a 19 h: Veneración. A las 19:30 Función extraordinaria.

Mayo:

Flores a María: Rezo de la Sabatina y ofrendas de flores a la Virgen todos los sábados del mes de mayo tras la misa de 19:30. Serán realizadas por colectivos de la hermandad y asociaciones que tienen a Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza como patrona.

Junio:

Viernes 18: Conferencia de clausura del curso cofrade

Domingo 20: Retransmisión de la Santa Misa por Canal Sur TV desde la S. y A. I. Catedral a las 10:00 h. con motivo del 75 aniversario de la bendición de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza.

Septiembre:

Viernes 17: Conferencia inaugural del curso cofrade

Octubre:

Del 1 al 9 de octubre: Exposición-homenaje a Carmen Góngora López (espacio expositivo pendiente de confirmación).

Sábado 16: Misa de Hermandad y rezo del Santo Rosario con la imagen de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza.

Noviembre:

Viernes 19: Conferencia

Diciembre:

Sábado 11: Exaltación a Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza a cargo del periodista Cristóbal Cervantes

Del 15 al 17: Solemne Triduo en honor de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza.

Sábado 18: Veneración y Función Solemne

Conferencias:

Actividades Extraordinarias

  • El año de la Esperanza: Serie de artículos mensuales que se publicarán en nuestra web recopilando momentos de la historia o curiosidades relacionadas con la Virgen.
  • Exposición fotográfica (pendiente de confirmación).
  • Realización de video “El Año que llegó la Esperanza”.