Plegaria de madrugada a Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza

418

Queridos hermanos:

En este momento en el que la Esperanza se acerca a esta puerta de la Catedral, comienza nuestro Miércoles Santo.

Ha llegado el día más grande para todos nosotros, en el que nuestra Hermandad se hará cofradía en la calle. Por eso, el primer momento de nuestro Miércoles Santo es este, en el que una vez más, la Esperanza se acerca a todos nosotros para que podamos presentarle nuestros pensamientos, nuestros deseos y nuestras oraciones. Santísima Virgen como buena Madre nuestra, tu sabes bien lo que nos aflige, nos preocupa, o incluso lo que queremos agradecerte. Por eso en la tarde de hoy te acompañaremos a ti y a tu Divino Hijo, el Señor de la Oración, por nuestras calles manifestando así el amor hacia vosotros. Y con la esperanza puesta en vosotros siempre para seguir caminando en nuestra vida diaria.

Esperanza, como hijos tuyos no queremos olvidarnos de pedirte por nuestros hermanos que padecen en sus países la guerra, así como por todos los enfermos, especialmente los que sufren la enfermedad del cáncer. Concédeles la fuerza necesaria para luchar y vencer la enfermedad. Te pedimos también por todos y cada uno de los hermanos que a lo largo de las generaciones os han venerado, así como por todos nuestros familiares o amigos que ya gozan de la presencia del Padre. Que el Señor de la Oración los admita a contemplar la luz de su rostro.

Santísima Virgen, como es tradicional en esta noche, nuestras miradas se dirigen hacia ti con el deseo de que nos concedas el tan ansiado buen tiempo para realizar nuestra procesión en la tarde de hoy, y que al verte, los corazones almerienses puedan echar sus anclas en ti, en su Esperanza, faro y puerto de nuestras vidas. No nos niegues tu mano ni el pañuelo, cúbrenos bajo el verde de tu manto y escucha nuestras voces que te imploran, óyenos. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Señor de la Oración en el Huerto y Nuestra Señora del Amor y la Esperanza: rogad por nosotros.

Samuel García Manzano
Diputado de Cultos y Formación