El estandarte del Cristo o del Veritas

330

Si el pasado mes de junio hablábamos de la pieza bordada más antigua del ajuar de la Virgen del Amor y la Esperanza, en esta ocasión vamos a hacerlo de la primera adquisición que hace la Hermandad, en cuanto a bordado se refiere, tras su fundación.

Se trata del estandarte conocido popularmente en la Hermandad como el estandarte del Cristo, o estandarte del “Veritas”. En el primer caso, el sobrenombre se debe a su ubicación en el cortejo, dentro de la sección del Cristo, y en el segundo porque muestra en su parte superior el lema fundacional de la Hermandad: Veritas liberabit vos, la verdad os hará libres, palabras pronunciadas por el Maestro y recogidas por San Juan en su evangelio (8,32).

La pieza, realizada en soporte de terciopelo negro de algodón y bordada en oro, plata y sedas, representa el escudo primigenio de la corporación, enmarcado por una cenefa de roleos vegetales enriquecida con malla y lentejuela de oro, coronada por el lema al que anteriormente hemos hecho referencia, y rematada por fleco de canutillo y pasamanería de oro en los laterales y sobre las cuatro presillas de las que pende de la vara.

El estandarte fue bordado y confeccionado entre finales de 1944 y principios de 1945 en el taller del Sindicato Católico de la Aguja y suponemos que según diseño de Carmen Góngora Lopez, directora del taller. Se estrenó como estandarte corporativo en la primera salida procesional de la Hermandad, en la noche del Jueves Santo de 1945, usando como soporte un sencillo mástil de metal plateado, y lo fue hasta diciembre de 1990, fecha en la que se bendijo el estandarte actual, la bacalá.

El Miércoles Santo de 1991, el estandarte estrena nueva vara, obra del orfebre Manuel de los Ríos, realizada en alpaca plateada y de estilo neobarroco, coronada por una Cruz cuyo medallón representa el monograma JHS en el anverso y el anagrama de María en el reverso.

Más allá de su antigüedad, el valor de esta pieza radica en que es la única insignia de la época fundacional que sigue procesionando, precediendo al paso de Ntro. Padre Jesús de la Oración en el Huerto y escoltada por dos nazarenos con varas. Pero además, se trata del único elemento en todo el cortejo que muestra el lema de la Hermandad cada Miércoles Santo.