Plegaria de la madrugada a Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza 2020

627

Santísima Virgen del Amor y la Esperanza

Son las doce de la noche, y a esta hora empieza nuestro gran día: nuestro Miércoles Santo. Todos tus hijos sabemos que este año es totalmente anómalo y lo asumimos con resignación.

Por eso, Santísima Virgen, esta noche no estamos frente a ti ante las puertas de la Catedral, ni hay bullicio en la plaza. Esta noche, el bullicio está en cada casa, dentro de nuestro corazón. Porque no olvidamos que lo importante es que te seguimos teniendo a ti como Reina y Madre Nuestra.

Esta noche, a diferencia de todos los años anteriores, no estás vestida de Reina, ni bajo palio, ni en tu paso perfumado de flores y azahar. Sino que sigues vestida de hebrea, tan sencilla como posiblemente fuiste detrás de tu Hijo sufriendo junto a Él. ¿Quizás el destino?… No lo sabemos…

Lo que sí sabemos Esperanza Nuestra

es que no necesitas corona de oro y perlas

ni que te borden un manto, ni que te vistan de seda

ni la más pura cera, ni la rosa más bella

porque para nosotros Tú sigues siendo la Reina.

Todos tus hijos Estudiantes y devotos, nos reunimos en torno a ti un año más. Aquí nos tienes unidos por ti.

Y es esta noche cuando, en primer lugar, queremos pedirte por todos y cada uno de los enfermos que sufren esta enfermedad que nos acecha. Madre, intercede para que Tu Hijo les conceda, la tan ansiada salud de cuerpo y alma; y míralos con tu mirada de Amor para que brille en ellos la Esperanza.

En segundo lugar, te pedimos por todos y cada uno de los que siguen trabajando cada día, y por los que luchan diariamente para erradicar esta pandemia. Dales la fortaleza necesaria para desarrollar su tarea. Del mismo modo, te queremos pedir por todos los fallecidos que ha causado esta enfermedad, así como por todos los hermanos de nuestra hermandad que nos han dejado este año. Que tu Bendito Hijo les otorgue el descanso eterno y brille para ellos la luz perpetua.

Por todos estos motivos, los Estudiantes estamos convencidos de que hoy, te necesitamos más que nunca y además tenemos el deber de trabajar para que el mundo entero se inunde de Amor y de Esperanza.

Por tanto, este año, como siempre, no hemos querido faltar a esta cita. Esa en la que cada madrugada te pedimos buen tiempo; aunque en esta ocasión es de una forma especial. Te pedimos que alejes la tormenta, que traigas buen tiempo a los hospitales y que se llenen de tu calor todos nuestros hogares.

Por último, queremos pedirte por nuestra Hermandad. Nos encomendamos a tu Bendito Hijo, el Señor de la Oración, especialmente este año en el que se cumplen los 75 años de su Bendición; para que nos ayude a orar y nos enseñe a aceptar la voluntad del Padre, como Él mismo hizo en Getsemaní. Y a ti Señora te suplicamos que no dejes de mirarnos con esos tus ojos misericordiosos llenos de Amor y rebosantes de Esperanza. Danos fuerzas para seguir trabajando cada día y para aumentar nuestra fe.

Mañana no se abrirán las puertas de la Catedral, pero los Estudiantes saldremos a acompañarte un año más, como siempre, desde los balcones y con nuestros corazones. Porque los Estudiantes, nunca nos rendimos: y si lo hacemos… es a tus pies, Esperanza.

¡Oh Dulce siempre Virgen María! Profesándote nuestro Amor más sincero y con nuestro corazón siempre lleno de fe y Esperanza, en esta madrugada te suplicamos, para que bendigas y protejas a todos los hermanos de esta Hermandad, y a todos los cofrades de Almería. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor, Tu Hijo que vive contigo y reina en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Padre Nuestro.

Salve.

Gloria.

Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto y Nuestra Señora del Amor y la Esperanza: rogad por nosotros.

Samuel García Manzano

Diputado de Cultos