Plegaria de la Madrugada a Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza

225

Queridos hermanos:

Por fin. Por fin ha llegado el tan ansiado día. Después de dos años nos encontramos aquí, de nuevo, para empezar en este momento nuestro Miércoles Santo. Y los Estudiantes, de forma tradicional, lo hacemos contigo, Esperanza, reunidos cada madrugada en torno a ti.

Pero esta noche no es una más, si no que esta vuelta la hace más especial y única. Por eso Madre, aquí y ahora, solo cabe decirte una palabra y es: GRACIAS.

GRACIAS por estar siempre a nuestro lado, como hiciste con tu Divino Hijo en su camino de Pasión y muerte.

GRACIAS por permitirnos regresar después de esta tormenta, por permitirnos sonreír de nuevo; porque Tú nos enseñas que sin ti nuestra vida no tiene sentido, y que sin Esperanza no se puede vivir.

GRACIAS por enseñarnos que durante estos dos años de tempestad, si no hubiéramos echado anclas en ti no hubiésemos llegado a puerto. Por haber perseverado en la fe estamos aquí, de nuevo contigo, un nuevo Miércoles Santo.

Hoy los Estudiantes volvemos a las calles de Almería, subimos el ancla y volvemos a navegar. Pero antes, como es tradicional en esta madrugada, te pedimos buen tiempo para mañana, para que brille un sol radiante de primavera que nos permita surcar el corazón de los almerienses. Disipa las nubes, porque nos gusta la lluvia, pero sólo la de pétalos. Aleja las tempestades de cada uno de tus hijos y vosotros guiadnos en este viaje.

Hoy, a las 8 de la tarde, se volverán a abrir estas puertas para que Almería se llene de Oración con el Maestro y de Amor contigo, vida, dulzura y Esperanza nuestra.

Santísima Virgen, porque es una noche de agradecimientos y peticiones, no queremos olvidarnos de todos los que no pueden estar aquí porque la enfermedad se lo impide. De igual modo, nos acordamos de todos y cada uno de los hermanos que ya gozan de la presencia del Padre. Estamos seguros que desde el cielo os verán mañana en un palco preferente. Y por último, intercede ante tu Divino Hijo para que cese cuanto antes la guerra que aflige al pueblo ucraniano, y que triunfe la paz.

Samuel García Manzano
Diputado de Cultos y Formación

Imágenes de n.h. David Berenguel Fernández