La saya blanca de Salteras

361

Esta pieza del ajuar textil de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza marcó un antes y un después en la estética de Stma. Virgen, ya que,  junto con un nuevo manto de procesión y un nuevo palio bordado, todo elaborado en la conocida técnica de aplicación o recorte, vino a sustituir al anterior terno de salida del Miércoles Santo. Esto supuso un cambio radical en el aspecto que la Virgen presentaba en su paso de palio, mucho más sevillanizado, con unos volúmenes más ampulosos que se han mantenido hasta la actualidad, y que le han dado a la Virgen el aspecto con el que hoy la conocemos.

La saya está confeccionada sobre soporte de raso blanco, bordada, como hemos mencionado anteriormente, en la técnica de recorte usando diferentes tipos de tisúes de oro, cordoncillos, canutillo, lentejuelas y pedrería para enriquecerla. Se trata de un diseño barroco de corte simétrico e inspiración vegetal, en el que se suceden las hojas de acanto y diferentes variedades florales que brotan del arranque central de la saya, rematándose la pieza con una pequeña cenefa de malla dorada.

Fue estrenada el Miércoles Santo de 1986 junto con una toca de sobremanto a juego, ambas piezas realizadas con el mismo diseño y técnica por el Taller de Ntra. Sra. de la Soledad (Salteras, Sevilla), bajo diseño de Alfonso Reyes, que era el director del taller en aquellos momentos.

La saya sustituyó al conocido Mandilillo de doña Carmen Góngora, y ha venido siendo utilizada por la Stma. Virgen cada Miércoles Santo y en sus cultos de diciembre, de forma ininterrumpida desde 1986 hasta 1994, en que se incorporó a su ajuar la conocida saya verde con motivo del cincuentenario fundacional de la Hermandad. Desde entonces, y debido al enriquecimiento del ajuar procesional que ha tenido lugar en los últimos años, la saya blanca de Salteras ha pasado a formar parte del ajuar de diario. No obstante, la Virgen ha procesionado con ella los Miércoles Santos de 2012, 2013 y 2015, siendo el 1 de junio de 2019 la última vez que la vistió, en el Rosario de la Aurora extraordinario celebrado con motivo del 75º aniversario fundacional.