La primera salida extraordinaria de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza

por n. h. Antonio Jesús Artero Delgado

411

Bendecida por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo Dr. D. Enrique Delgado Gómez (1943-1946), el sábado 13 de abril de 1946, llegó a nuestra ciudad María Santísima del Amor y la Esperanza, como una imagen devocional de penitencia, pero no pasó mucho tiempo para que realizara su primera salida extraordinaria.

El 26 de octubre de 1949, el nuevo prelado llegado a Almería desde nuestra vecina ciudad de Murcia, D. Alfonso Ródenas García (1947-1965), que con una Exhortación Pastoral, con su lema “Oportet Illum regnare”, (Él debe reinar), convocaba en la segunda quincena del mes de noviembre a una Santa Misión en la ciudad de Almería al clero, a las autoridades civiles y militares, a las comunidades religiosas de ambos sexos, a Acción Católica y a cuantas asociaciones, cofradías y congregaciones que radican en esta ciudad.

El prelado encomendó la dirección de la Santa Misión al centro misional de la Compañía de Jesús en Montilla, de la que acudieron veinticuatro padres jesuitas para llevar a cabo esta labor espiritual.

Ésta comenzó el día 16 de noviembre y finalizó el 27 del mismo mes, teniendo días antes jornadas de oración y penitencia, pidiendo al Señor que hiciera fructificar la semilla.

Entre otras cosas se pedía en esta Exhortación Pastoral, “La suprema aspiración y anhelo constante de nuestra solicitud pastoral y por consiguiente, el fin a que más o menos directamente van dirigidos siempre nuestros esfuerzos e iniciativas que es, amadísimos hijos, a que vaya siendo una realidad consoladora en nuestra querida Diócesis el lema de Nuestro Escudo: Oportet Illum regnare: el reinado de Cristo en los corazones de nuestros diocesanos”.

Durante estos días se celebraron muchos actos en todas y cada una de las parroquias e incluso en la Catedral.

El día 16 salieron en procesión con cruz alzada de cada una de las parroquias las cofradías y asociaciones de fieles que radicaban en ellas. Con banderas y estandartes, estas se encaminaron hacia la Puerta de Purchena donde ocuparon el sitio asignado a cada una para recibir a los Padres Misioneros. Una vez celebrada la ceremonia del recibimiento, se repartieron dos Padres Misioneros: Catedral, y las parroquias de San Pedro y  San Sebastián y a los diferentes barrios de la ciudad: Pescadores – Zapillo, Barrio Alto, Plaza del Quemadero, Regiones, Molinos – Chocillas, Ciudad Jardín, Plaza de Pavía, Cruz de los Caídos y Pescadería.

Se organizaron numerosos Rosarios de la Aurora (a las seis y media de la mañana), organizados por los diferentes centros misioneros, portando imágenes de la Santísima Virgen María, uniéndose a lo largo del día los estudiantes de los diferentes centros de la ciudad, una vez acabadas sus clases.

El día 19 comenzaron las Misiones de los estudiantes del Instituto, de las Jesuitinas, Escuela Normal, Colegio de la Salle, Compañía de María y Escuela de Comercio. Teniendo por la mañana las confesiones para niñas y por la tarde para niños. Pasando al próximo domingo para la comunión general de niños y niñas en sus centros respectivos.

El domingo 20 se celebró el Rosario General de la Aurora. Por este motivo se trasladó a Ntra. Sra. la Virgen del Mar a la Puerta de Purchena donde se celebró la Santa Misa. Una vez terminada, las autoridades y el pueblo de Almería, cantando y rezando, acompañó a su Madre y Patrona hasta su Santuario.

Ese mismo día a partir de las doce de la mañana, se concentraron todos los centros infantiles de la ciudad en el Paseo de la Reina Regente, desde donde partió la procesión hacia la Puerta de Purchena. En dicha procesión figuraban pasos con la Santísima Virgen y pasos con el Niño Jesús. Una vez llegados al final se procedió a impartir la bendición a todos los pequeños.

A las nueve de la mañana del miércoles día 23 se celebró la Comunión General de los Estudiantes, a la que asistieron los estudiantes de Bachillerato, Comercio y Magisterio. Una vez concluida la Santa Misa, se procedió a trasladar a Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza hasta el Paseo de la Reina Regente. A partir de las doce de la mañana comenzó la procesión con la venerada imagen de los Estudiantes hacia la Puerta de Purchena. La Santísima Virgen era portada en un paso sencillo, adornado con friso de flores en todo el contorno del paso, más cuatro ánforas de flores. Vestida de blanco con manto verde y toquilla, luciendo la maravillosa corona de Seco Velasco que se le impuso dos años antes en el último día del triduo celebrado el 2 de abril de 1947.

Una vez terminados los actos de la Puerta de Purchena, la devota imagen de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza, volvió a su camarín de la S. y A. I. Catedral de la Encarnación. Como podemos comprobar en su primera salida extraordinaria fuera de la Semana Santa, quiso la providencia que fuese “Miércoles”. Este fue su segundo año saliendo ese día de la semana y a la vez podíamos contar los mismos años que coincide la salida en Miércoles Santo con la llegada de la corona de Seco Velasco.

Esta Santa Misión es donde participó activamente la cofradía como hermandad estudiantil, donde se aglutinaban los estudiantes de Bachillerato, Magisterio y Escuela de Comercio.

Esta terminó con varios actos. La salida del Santísimo Cristo de la Escucha, que partió desde S. y A. I. Catedral a las nueve de la noche hasta la Puerta de Purchena, donde se celebró el Santo Via-Crucis.

El día 26, comunión general de enfermos e impedidos, y al día siguiente comunión general para hombres a la una de la madrugada en la Catedral. Santa Misa a los pies del Sagrado Corazón de Jesús a las doce del mediodía y finalizando a las seis de la tarde en la Puerta de Purchena. Se trajo el Santísimo de la Iglesia de San Sebastián dando la bendición a todos los allí presentes, a continuación se procedió a la despedida de los Padres Misioneros y se entonó una salve solemnísima a la Virgen del Mar.