La esperanza lo primero. La Esperanza, la primera.

Por Cristóbal Cervantes

432

Así es. Así fue.

La primera en la historia a la hora de escribir el capítulo de retransmisiones de la Semana Santa de Almería. También para este periodista.

Sería yo un crío de poco más de quince años cuando pedí al director de Radio Juventud ofrecer en directo el paso de la Cofradía de Los Estudiantes por la puerta de la emisora. Recuerdo que el “complejo dispositivo técnico”,  ideado por el inolvidable Antonio Sánchez,  consistió en unir metros de cables que desembocaban en un micrófono que, “cruzando” la ventana de la calle Cervantes, se constituía en una Unidad Móvil capaz de emitir para Almería lo que iba a pasar por allí. Y lo que iba a pasar por la calle del ilustre apellido de un servidor era el prodigio de Antonio Castillo Lastrucci. La Virgen del Amor y Esperanza.

Cómo olvidar hoy que en aquella retransmisión intervinieron “desde dentro” dos grandes amigos que, jovencísimos entonces, ignoraban que estaban llamados a ser hombres clave en el llamado “resurgimiento” de la Semana Santa de Almería. Estoy hablando de Manolo Martínez y José Luis Cantón. Gracias a ambos por aquella noche primera y por hacer en aquél día, historia de nuestra Semana Mayor.  La noche en la que el micrófono de Radio Juventud formó parte del Cortejo que venía desde la Catedral a llenar de Amor y Esperanza las calles de Almería.

Eran aquellos años, mediados de los 70, cuando nuestras Cofradías vivían sus horas más bajas y cuando la Hermandad de los Estudiantes fue la única que no faltó a su cita con los almerienses cada Miércoles Santo.

La Radio estuvo allí.