Gracias

522

¡Cuánto echábamos de menos estos miércoles! ¡Cuánto echábamos de menos esos últimos rayos de sol alumbrando al Señor de la Oración! ¡Cuánto echábamos de menos ese perfil lleno de esperanza!

¡Cuánto os echábamos de menos Almería!

En la noche de ayer la Hermandad se hizo de nuevo Cofradía, y como es de bien nacido ser agradecido no podemos dejar de reconocer a cuantos hicieron esto posible. Gracias desde la cruz de guía hasta el último miembro de la banda.

Gracias Guillermo Fernández, porque con guitarra acompasas el son de nuestra madre.

Gracias a la tuna por vuestras voces sinceras y cálidas al paso de la Cofradía.

Saeteros, gracias.

Gracias antifaces verdes, por hacer con vuestra mirada inocente más grande esta Cofradía.

Gracias insignias y estandartes, por poner en las calles nuestros símbolos y emblemas.

Gracias ayudas externas y diputados de tramo, por vuestro tesón y esfuerzo.

Gracias cuerpo de acólitos, por vuestra incansable labor abriendo el paso de nuestros titulares.

Gracias mantillas, por vuestro generoso esfuerzo, por vuestro amor a la Virgen Santísima vistiendo peinetas y rosarios.

Gracias floristas, por hacer de nuestros pasos el jardín más elegante de esta ciudad.

Gracias priostes y vestidor, por levantar la ilusión de un pueblo que espera y sabe esperar, por engalanar a la que es Madre del Amor y espejo de Esperanza.

Gracias cuerpo de capataces. Anoche vuestro corazón sonó como el martillo que llama a la gloria, vuestros ojos son la fe que guía un pueblo entero.

Gracias costaleros, por dejaros el alma para llevar en volandas al Maestro y su madre. Sois el compás y el latir de esta Hermandad.

Gracias Agrupación Virgen del Mar, por vuestros sones flamencos, por ser la novena y por ser la música del señor.

Gracias Banda de Música Santa Cecilia de Málaga, por dejar vuestra melodía impregnada por las calles de nuestra ciudad.

Y gracias a ti Almería. Sí, a ti, por dejarnos vivir otro Miércoles Santo en tus calles, nuestro marco incomparable por siempre. Gracias a tus gentes por recibir a su Esperanza como solo lo hace esta ciudad, queriéndola, mimándola y vitoreándola. Gracias a los que, en cualquier esquina, os acercabais a Ella para ofrecerle flores con las que darle las gracias o hacerle una petición. Gracias por recibir a tu Señor reconfortándolo como el ángel lo hizo en el Monte de los Olivos.

Gracias Almería, nunca olvidaremos este día. Mas siendo reales, ilustres, concepcionistas y universitarios, anoche fuimos Cofradía, y de ese sueño nadie podrá despertarnos. Ya solo quedan 357 días.