Esperanza en las Puras

328

Seguro que, en cuanto leías el título de esta entrada, en tu mente comenzaba a resonar una guitarra…

Esperanza en las Puras es el título de una composición musical que ha trascendido más allá de la propia melodía a la que da nombre hasta llegar a designar un momento especial de nuestra Semana Santa. Esperanza en las Puras va más allá de la marcha y se convierte en experiencia; esa que muchos esperan vivir cada Miércoles Santo al paso de la Virgen del Amor y la Esperanza por la puerta de la iglesia del convento de las Puras.

Pero ¿cuándo, cómo y por qué surgió esta marcha tan especial? Nadie mejor que Guillermo Fernández (Almería, 1982- ), su compositor, para responder a todas estas preguntas.

Guillermo confiesa que no tenía mucha vinculación con la Semana Santa de Almería; el único nexo de unión era su hermano Juan Manuel, joven costalero entonces de la Virgen del Amor y la Esperanza. Conocido por algunos miembros de la Hermandad su arte con la guitarra, sobre 2002, Guillermo recibe el encargo de tocar algunas marchas procesionales en el Pregón Universitario de la Hermandad de manos de Antonio Andrés Díaz Cantón, Secretario General y en nombre de la Junta de Gobierno. Al tratarse de una experiencia totalmente nueva, Guillermo pide partituras de marchas y, al solo disponer de partituras para banda, las adapta a la guitarra para crear un pequeño repertorio con el que cerrar el acto.

Aquella actuación resultó tan del agrado de todos los asistentes que la Hermandad empezó a solicitar sus actuaciones en sucesivos pregones. Al encontrarse estudiando entonces la carrera de Magisterio en Educación Musical en la UAL, poco tiempo después se crea el grupo “Aires de Esperanza” que, con guitarras, clarinete, chelo y percusión, interpretaban adaptaciones de marchas procesionales.

Con 21 años, Guillermo se traslada a Granada para estudiar el Grado Superior de guitarra en el Real Conservatorio Superior de Música de Granada. Allí, en 2004, y ante un cartel con la imagen de la Virgen del Amor y la Esperanza de su compañero de piso, Ramón Viciana, encuentra la inspiración para componer una marcha dedicada a la Virgen; una marcha que pudiera describir un momento evocador de la procesión como es el paso de la Virgen por la puerta del convento.

Y así, palabras, sonidos y melodías se fundieron para dar como resultado la que Guillero Fernández sospecha que es la primera marcha procesional original compuesta para guitarra: Esperanza en las Puras.

La pieza comienza con un texto introductorio que recita:

Esperanza.
Se abre una puerta al camino. Ya nos llamas
Los golpes llevan lentamente al cielo.
Esperanza.
Arrastrando los pies por la tierra te sentimos.
Cantan campanillas bajo el palio.
Esperanza.
Olor a incienso y en la marcha… Esperanza.

Los primeros sonidos que se suman a estos versos libres son onomatopeyas musicales que recuerdan el chirrear de una puerta que se abre, el sonido de las campanillas del palio, etc. Según su compositor, la melodía más emotiva de la pieza es el trémolo central.

Esperanza en las Puras se estrenó en un Pregón Universitario de 2004 y el Miércoles Santo de aquel año fue tocada por primera vez en la puerta de la iglesia de las Puras al paso de la Esperanza. Guillermo entregó a las monjas una copia manuscrita de la partitura escrita a lápiz.

En 2005 se graba por primera vez en el CD Hermanos II, editado por la Agrupación de Cofradías e interpretada por el cuarteto Musical Aires de Esperanza. Junto a Esperanza en las Puras aparece en el disco Magna Almeriensis, una nueva marcha compuesta por Guillermo Fernández con motivo de la procesión magna que tuvo lugar en Almería aquel año.

Un año después, en 2006, Guillermo es becado por la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores en Córdoba, momento que aprovecha para que el mismo Antonio Gala grabe con su voz el texto introductorio. Finalmente, Esperanza en las Puras con la voz de Gala aparece en su primer disco Essentia, publiado a finales de 2009.

Ahora, la marcha ha sido adaptada para banda por dos estudiantes del Real Conservatorio Profesional de Música de Almería, uno de los cuales, Juan Antonio Fernández Miras, es su sobrino.

Guillermo, a pesar de no ser cofrade de Estudiantes, se siente cercano a la Hermandad; quizá porque Miércoles Santo es de los pocos momentos que vive de nuestra Semana Santa, quizá porque, como confiesa, la Virgen del Amor y la Esperanza le transmite…

Esperanza en las Puras es una de las más importantes piezas de nuestro patrimonio musical.