Cultos de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza: dossier de Priostía

307

A pesar de la situación actual que se está viviendo en la sociedad, marcada por las medidas restrictivas sanitarias y la imposición del toque de queda, la Priostía de nuestra Hermandad ha querido honrar a Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza con una arquitectura efímera rodeada de amor y trabajo incansable adaptada a estos nuevos tiempos, trabajando en diferentes equipos reducidos y a contrarreloj para que todo estuviese a punto para unos de los días más grandes que celebra nuestra Hermandad, la Festividad de la Expectación del parto de la Virgen.

Para ello, como viene siendo habitual, se ha levantado el altar de cultos en el trascoro de la S.A.I. Catedral, prescindiendo en esta ocasión de uno de los tres pisos con los que cuenta el aparato de cultos, facilitando así la reducción del número de candelabros y elementos de culto, con el fin de aligerar el montaje para poder cumplir con el vigente toque de queda impuesto por el Gobierno. Constando así de dos alturas, de cuya segunda, arranca el espectacular dosel que cobija y realza a la Sagrada Imagen. Y escoltado por dos credencias llenas de simbología alegórica.

Preside el altar Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza, que en esta ocasión se erige sobre dos peanas de orfebrería, la del paso de palio y otra de carrete, para conseguir la altura habitual al prescindir del tercer piso, y para exponer la sagrada imagen de una manera más gloriosa y despejada a la visión de los hermanos y devotos. La disposición de la candelería se estructura en cuatro pirámides que decrecen hacia los extremos del altar, teniendo como cúspide central la imagen de Maria Santísima. Como soporte del exorno floral; se han usado dos ánforas antiguas de gran tamaño sobre dos pedestales, dos jarras del antiguo juego del palio y cuatro violeteros, junto a una ensaladera distribuidos sobre el primer piso del altar, y otros dos a los pies de la Stma. Virgen. En este mismo piso, encontramos cuatro parejas de ángeles, que sostienen cuatro filacterias de nueva confección en damasco rosa (color alusivo al tercer domingo de Adviento o Gaudete) y rematadas por fleco dorado, que contiene la inscripción “Ave María, Gratia Plena, Dominus Tecum”.

Las credencias laterales, por otra parte, han sido enriquecidas con galones y borlas doradas, y coronadas con un copete dorado también, para seguir la línea del dosel. Este año, cargadas de simbología mariana, se encuentran presididas por un violetero con tres azucenas de talco, símbolo de la virginidad de María y emblema de la S.A.I. Catedral, escoltado por dos tulipas con cera, símbolo de luz. Tras las azucenas, como fondo de la credencia, aparece una cornucopia dorada, cuyo espejo simboliza el reflejo de las virtudes de la Stma. Virgen como modelo cristiano e ideal de belleza.

Para la Solemne Veneración de Ntra. Sra. del Amor y la Esperanza, se nos presenta la Sagrada Imagen a los pies del altar de cultos, más elevada de lo habitual sobre las dos peanas, para mejorar la visión de los devotos durante el acto veneracional, estando escoltada por seis blandones dorados, cedidos gentilmente por la Hermandad del Rosario del Mar.

Escoltan también el altar efímero, dos grandes pendones inmaculistas, con los colores alusivos a la Purísima Concepción, celeste y blanco, con el anagrama de María y la Corona de doce estrellas pintada, rematados por dos grandes borlas de metal y dos copetes dorados que siguen la línea de las cedencias, que junto con el Simpecado de la Hermandad presidiendo el altar durante el día 18 de diciembre, tiene una gran carga simbólica alusiva al título Concepcionista de nuestra Hermandad, que se demuestra por primera vez con el Voto en defensa del Dogma de la Inmaculada Concepción de María, donde nuestro Hermano Mayor, Antonio Salmerón Gil, encendió el cirio votivo.

El arreglo floral, que ha sido realizado por la floristería Gracia y la Penca, está compuesto por nardos, rosas rosas, rosas de pitiminí blancas, ruscus dorado, paniculata dorada y roble blanco. Así como las azucenas de talco de los violeteros de las credencias.

Entre los estrenos a destacar en estos cultos, encontramos la nueva Mesa de Reglas, de mayor dimensión, cuyo faldón de terciopelo verde enriquecido con galones dorados así como el nuevo paño de ambón de damasco y terciopelo morado enriquecido con galones y fleco dorado y un nuevo purificador, han sido confeccionados por el Taller de Costura de nuestra Hermandad. Las filacterias de los ángeles han sido confeccionadas por n.h. Pablo Morales y su inscripción pintada por n.h. José A. Peralta. Cabe destacar el nuevo crucifijo que preside la mesa de Reglas, donado por n.h. Carmen Ferre, así como las nuevas cornucopias, donadas por n.h. José Luis Cantón Pavón.

Galería fotográfica