Crónica de la celebración del 75º aniversario de la bendición de la Oración en el Huerto

199

A las 10 de la mañana se abrió la puerta principal de la catedral para dar paso a una jornada extraordinaria. No sólo por la celebración en sí, los 75 años de la bendición de la imagen del Señor de la Oración, sino porque, como dijo al inicio de la eucaristía n.h. Samuel García Manzano, diputado de cultos, nos disponíamos a celebrar los actos que nos faltaron en la pasada Cuaresma y que tuvieron que ser suspendidos por la declaración del estado de alarma.

Frente a la puerta principal y ante la portada del claustro, que hacía las veces de retablo, la Priostía ubicó el misterio, presentando al Señor de la Oración acompañado del ángel confortador sobre un monte dispuesto por la Floristeria Gracia y La Penca. Elaborado a base de corcho natural, musgo, esparto y otras clases de matorral seco, la disposición buscaba recrear la naturaleza agreste, utilizando para ello una gran variedad de flores como ranúnculos blancos, rosas rosas y blancas de pitimini, eryngium blanco y azul, oxypetalum azul, verón blanco, esparraguera y eucalipto. Todas abriéndose paso a través de la maleza y subiendo por las laderas para llegar a convertir el lugar donde se arrodilla el Señor en un vergel de vida.

Esta disposición buscaba un doble efecto. Por un lado, recrear la primera fotografía que apareció en la prensa en el año 1945, y que refleja la relación entre las figuras tal y como la concibió el imaginero Martínez Puertas. Por otra, acercar los fieles al Señor, de manera que la poca altura del conjunto permitiera contemplar de cerca todos los detalles, algo que no es posible cuando está en el paso debido a la altura de la canastilla y de los candelabros.

El montaje se completaba con seis blandones de capilla que la Hermandad del Rosario del Mar ha tenido a bien cedernos, contribuyendo a dar realce a esta exposición extraordinaria de nuestro titular.

Además, durante toda la jornada, la Stma. Virgen del Amor y la Esperanza permaneció expuesta al pie de la Capilla de San Ildefonso sumándose así a esta importante celebración del la Hermandad.

A las 12 de la mañana comenzaron los actos de culto con la oración conjunta, dirigida por n.h. Antonia Moreno Saldaña, «Estudiantes en oración por la pandemia: pedid y se os dará», que nos permitió tener momentos de intimidad con el Señor y también en comunidad, entendiendo, como diría horas después nuestro Hermano Mayor, que, «la oración es el arma más poderosa del cristiano». Los actos continuaron, tal y como estaban previstos, con la solemne exposición y oración ante el Santísimo Sacramento del altar y, ya por la tarde, el rezo del Santo Rosario a las 18:00h.

A las 19:00, como estaba previsto, dio comienzo la solemne eucaristía, acto principal de la programación de este 75º aniversario. Estuvo presidida por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Adolfo González Montes, obispo de Almería, siendo concelebrada por nuestro consiliario, Ilmo. Sr. Dr. D. Juan Torrecillas, y contando con la actuación del Coro EMMA para darle mayor solemnidad.

Finalizando la eucaristía, y como previo a la bendición de las potencias, el Hermano Mayor tomó la palabra para agradecer a todos quienes han contribuido a que esta celebración retrasada en el calendario se desarrollara de forma tan magnífica. Sus palabras al Señor no pudieron ser más ciertas: «Gracias por regalarnos ahora estos días de primavera que se esfumaron el 13 de marzo».

A continuación, el Sr. obispo procedió a la bendición de las Potencias del 75º Aniversario, dirigiéndose hasta la puerta del claustro para, subido en la tarima, imponer con sus propias manos las nuevas potencias al Señor de la Oración. Finalizada la eucaristía, el canto de la Salve Regina ante la imagen de Ntra. Sra del Amor y la Esperanza puso el punto y final a esta conmemoración.